domingo, 18 de junio de 2017

Objetores de conciencia, sacerdotes de la jactancia


La ley de libertad religiosa que impulsa Macri entre otros puntos introduce el concepto de "objeción de conciencia" para que un individuo no deba estar obligado a actos jurídicos que lesionen su fe y pueda guiarse según los dictados de su conciencia moral.
Siempre que se agitan estas cosas uno recuerda a los thugs, los hinduistas musulmanes que durante siglos asolaron a los viajeros en la India.
Los thugs consideraban que el asesinato y el robo eran parte de un ritual que evitaba la llegada de la diosa Kali por lo que emboscaban a los viajeros, los estrangulaban y robaban.
Había dos formas de convertirse en thug. Una forma era ser hijo de un thug, la otra manera era capturar a los niños de sus victimas y educarlos en la religion thug.
No existía ni el perdón ni el indulto. Era una cuestión religiosa matar a la victima una vez que había sido elegida.
Lo curioso es que los thugs también representaban una ocasión de ascenso social en el estricto sistema de castas de la India. Cualquiera podía ser thug.
Los thugs tenían prohibido matar niños y derramar sangre por lo que su método de asesinato era la estrangulación con el rumal, un pañuelo de seda amarillo. Aunque no eludían el envenenamiento.
Los thugs fueron exterminados por los ingleses en los primeros años del siglo XIX que no creían mucho en esa jodita de "ay son mis creencias y las tienen que respetar."

3 comentarios:

javier miro dijo...

Es algo muy peligroso , seria un gran error

Anónimo dijo...

los ingleses q "exterminaron" a esos thugs ¿escribieron el detalle de las prácticas de los thugs?
yo ya no creo mas de la mitad de lo q escribieron los q "ganaron" exterminando al q no aceptaba sus órdenes, como x ej los supuestos gases tóxicos q Siria desplegaba sobre sus propios habitantes en lugar de atacar a los invasores...

Anónimo dijo...

igual la ley escuche q dice q las creencias deben ser preexistetes...
mejor q no sean nefastas