viernes, 19 de diciembre de 2014

19/12/2001 Tan lejos y tan cerca

Histórica trasmisión de TN (si si, de TN ¿Que pasa?) de la noche de aquel 19 de diciembre de 2001. Las palabras (de los periodistas y de los manifestantes) son tan reveladoras como las imágenes.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Llorar es un sentimiento. Mentir es un pecado.

El presidente uruguayo, José Mujica, dice que no quiere que medios como Clarín y Globo sean "dueños de la comunicación" en su país. "La peor amenaza es que todavía venga alguno desde afuera y por abajo o por arriba se termine apropiando. Más claro: yo no quiero que Clarín o Globo se hagan dueños de las comunicaciones en Uruguay", dijo Mujica en una entrevista con la radio uruguaya Océano FM. El Senado de Uruguay discute la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (SCA), que podría convertirse en ley la semana próxima si se aprueba este martes.
"Parece que cualquier cosa que sea regular es un pecado mortal. Yo pienso exactamente al revés. Los tiburones de afuera, si esto no se regula, nos terminan tragando. Porque estas familias, que tienen el privilegio, tampoco son eternas", dijo el jefe de estado uruguayo. "Yo sé lo que hacen los herederos. Está bien que hay que tener libertad de prensa, pero lo que no hay que tener es el monopolio”, concluyó Mujica.

El Papa afirma que la calumnia, la desinformación y la difamación son los 'pecados' de los medios de comunicación.
Bergoglio pidió a los periodistas evitar estos errores en su trabajo, entre los que también incluyó el "alarmismo catastrófico" y la "falta de sensibilidad", dos tendencias que "continuamente vemos" en la prensa y que "no ofrecen un buen servicio a las personas".
El pontífice explicó que la desinformación, que dijo consiste en contar solo la mitad de las cosas, "lleva a no poder hacer un juicio preciso de la realidad", según reproduce la agencia EFE.
Asimismo, sostuvo que "una comunicación auténtica no se preocupa de culpar" sino de "abrir y no cerrar" y de "estar dispuesta no solamente a dar, sino también a recibir".

Texto de la Sra. Presidenta de la Nación:
"Durante mucho tiempo, desde las usinas mediáticas escritas opositoras (léase Clarín, La Nación, aunque otras) y sus réplicas televisivas y radiales, se difundían fotos y “noticias” acerca de la persona del Sr. Ricardo Barreiro. Se le adjudicaba al mismo, y aún hoy lo siguen haciendo, haber sido: “jardinero de los Kirchner”. Con una insistencia rayana en la campaña difamatoria y sistemática, se machacaba y se sigue haciendo sobre lo que habría sido su oficio de jardinero. Será por aquella conocida frase del genocida y jefe de propaganda del nazismo, Goebbels: “miente, miente, miente, que algo quedará”?
La verdad es que con todas la mentiras, falsedades y calumnias diarias propaladas por estos medios, si uno estuviera desmintiendo todas y cada una de ellas, creo que ni quedaría tiempo ni para gobernar, ni siquiera para vivir. Pero una noticia aparecida en los diarios de hoy acerca de una verdadera tragedia, que es la muerte de un piloto rescatista que salvó a dos andinistas en la localidad de El Chaltén, donde vuelven a repetir la historia de jardinería (pág. 25 de La Nación y 41 de Clarín), me obliga a tomarme aunque sea un instante de mi tiempo, para definitivamente decir que es una absoluta mentira que el Sr. Ricardo Barreiro haya sido alguna vez jardinero de los Kirchner. Por una razón muy sencilla: tengo el mismo jardinero desde hace 15 años y el Sr. Ricardo Barreiro es licenciado en Administración de Empresas. Jamás le confiaría a un profesional de esa rama una tarea tan importante como es el cuidado de mi jardín.
Vaya también como un homenaje al rescatista que perdió su vida para salvar la de otros: en este caso, dos andinistas. Un riesgo que no muchos asumen: el de arriesgar la propia vida por la de otros. Sobre todo los que han hecho de la mentira y la calumnia su profesión. Por cierto, es mucho menos riesgoso, sobre todo en la Argentina, donde la impunidad mediática goza de muy buena salud. 
Por eso, todos los días la calumnia y la difamación en una campaña mediática sin precedente contra “los Kirchner”. Y no sólo a quienes fuimos o somos Presidentes, sino también a nuestros hijos. Seguramente mañana inventarán otra mentira. Pero bueno, mañana será otro día."

martes, 16 de diciembre de 2014

Denegación de justicia III

Sin querer, y deseando fuertemente lo contrario, hemos iniciado una nueva serie. A Denegación de justicia y Denegación de justicia II agregamos una tercera parte. Desearíamos que no haya mas pero tenemos pocas esperanzas.
Felipe Divito, procesado por la muerte del ex futbolista Adrián Néstor De Vicente, no irá a juicio oral porque su "estrés" no le permite atravesar esa instancia judicial, decidió el Tribunal sexto de casación.
El próximo 20 de marzo se cumplirán cuatro años de la trágica muerte del ex jugador que surgió de las inferiores de River y luego pasó por clubes como Estudiantes de La Plata, Racing y Platense. De Vicente murió en un choque en el Camino de los Remeros, en Tigre. Un auto, que venía a más de 140 kilómetros por ahora, se cruzó de carril y lo embistió de frente. El joven que manejaba, Divito (que en ese momento tenía 23 años), se fugó y luego fue detenido por la Policía.
 Pero a poco de cumplirse cuatro años del incidente, los familiares de la víctima denunciaron que Divito no irá a juicio oral. "No nos sorprende nada. Es una familia que está vinculada con el poder judicial, así que sabemos que no va a ser fácil", aseguró Claudia, la mujer de De Vicente.
Por su parte, Lucas De Vicente, el hijo, expresó que "hay que soportar los cuatro años de dolor que llevamos y aguantarse que te ponen traba tras traba", y aseguró que "no nos van a cansar".
El encargado de tomar la decisión fue el Tribunal sexto de casación, que argumentó que Divito no puede atravesar la instancia de juicio oral por "estrés".
Las pericias del incidente comprobaron que Divito, a 140 kilómetros por hora (en un tramo donde la máxima era 60) se cruzó de carril y chocó de frente a De Vicente, quien murió en el acto. Se sospecha, además, que Divito manejaba alcoholizado, pero el examen de alcoholemia dio negativo. El detalle es que, en primera instancia, el conductor se negó a realizarse la prueba y recién se lo efectuaron 13 horas después del choque.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Clásicos saqueos de diciembre

Más de 200 personas con barras de hierro, en su mayoría con la cara cubierta, saquearon el centro de Zúrich, la mayor ciudad de Suiza, en la madrugada del sábado provocando numerosos daños materiales.
"Muchos llevaban barras de hierro, otras llevaban cascos, máscaras de gas y vestidos de protección", dijo la policía, que tuvo que utilizar balas de goma, gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersarlos y realizó cuatro detenciones.
Vídeos publicados en diversos sitios muestran el comienzo de una protesta en la que manifestantes marcha al grito de "¡Revolución!" con una bandera que reza: "Recuperemos las calles". Otras imágenes muestran ya el comienzo de los disturbios con la policía, se oyen los disparos y el griterío.
Los manifestantes arrancaron las puertas de un coche donde se habían refugiado varios policías y quemaron el uniforme de una de las agentes, que no resultó herida. También robaron material de las fuerzas de seguridad, lanzaron piedras y petardos contra la policía e incendiaron varios coches y contenedores de basura, además de romper numerosos escaparates.
Siete policías resultaron heridos en los enfrentamientos y la policía detuvo a cuatro hombres, de entre 20 y 36 años: dos suizos, un británico y otro de Liechtenstein.
La protesta se convocó vía Twitter. Durante la jornada del viernes hubo mensajes en clave que fijaban la hora del encuentro en las 22:00 en Sihlhôlzi con la contraseña "äRTeäS", que identifica al movimiento "Reclaim the streets". Apenas quince minutos después de la hora señalada, la cantidad de personas ataviadas con máscaras y pertrechos para destruir vidrieras ya era tan evidente en Manessestrasse que la policía dio la voz de alerta. Sin embargo, los medios suizos coinciden en que los oficiales tomadas por sorpresa y no pudieron evitar la masiva destrucción que se produjo en la zona.
Mientras tanto en Argentina...

sábado, 13 de diciembre de 2014

Que Greenpeace

Que Greenpeace es una banda de estafadores de la fe publica lo sabemos hace tiempo.
Uno de los tantos grupos que con la excusa de hacer el bien patotean moralmente al resto de los mortales.
Que como casi todas la ONG desprecian profundamente las practicas democráticas, se ponen títulos y con la ayuda de los medios se invisten de saberes de los que carecen.
Que laburan para los servicios secretos franceses (sin por eso dejar de alquilarse a otras centrales de inteligencia) para frenar el desarrollo económico de los países mas atrasados.
Que su ultimo desastre en la búsqueda desesperada y patológica de satisfacer su ego (el narcisismo de la causa perdida dice Lacan) esta muy bien contada aquí.
George Carlin díganos algo desde ultratumba...

jueves, 11 de diciembre de 2014

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Denegación de justicia II

Contabamos en Denegación de justicia un caso entre los muchos que existen donde la justicia cobra por no hacer nada. Hay mas.
Una picardia habitual de la gente del interior es justificar todo por usos y costumbres. Así nos enteramos en el 2008 que los contratos de alquiler truchos de campos se justificaban con que "la gente de campo cree mucho en la palabra" claro, la palabra no queda registrada en ningún lado y Magoya no paga impuestos así que ademas de expresar superioridad moral nos ahorramos unos pesos. Negocio redondo.
En el caso de la tragedia del Colegio Ecos es el resultado de la parsimonia provinciana que hace que jueces que cobran un sueldo similar a los que están en Capital laburen 8 o 10 días por mes y sean señores feudales en sus comarcas, donde, justo es decirlo, casi nunca pasa nada. Pero cuando pasa...
"Este martes, la Cámara de Apelación Penal de Rafaela revocó el fallo que condenaba al chofer de un camión que el 9 de octubre de 2006 chocó contra un micro con alumnos del Colegio Ecos de Villa Crespo, en la localidad de Margarita -provocando la muerte de nueve chicos y una docente-, al dictar el sobreseimiento del imputado por prescripción de la causa.
 En diálogo con Radio América, Levin aseguró que "cerrar una causa por prescripción es terrible" y apuntó contra los magistrados que tomaron la decisión: "lo hicieron porque se rascaron las bolas". Al ser consultado por el accionar de los magistrados, Levin dijo que "en algunas ciudades los jueces creen que son Reyes, se abusan de la gente que vive en el interior". La Justicia de Rafaela decidió sobreseer al chofer Oscar Eduardo Atamañuk, quien en julio pasado fue condenado en Reconquista a la pena de dos años y seis meses de prisión de ejecución condicional.

martes, 9 de diciembre de 2014

Pescados

Un simple ejemplo de como operan muchas empresas pequeñas y medianas (santificadas con el nombre de pymes) en Argentina. El comedero conocido como Sushi Club sufrió múltiples allanamientos por presunta evasión previsional por un monto estimado en $12,6 millones y por el pago no registrado a sus empleados. Según la investigación llevada adelante por la AFIP, la firma llevaba adelante una "practica laboral nociva" debido a que registraba sus empleados con "media jornada" laboral para pagarles en negro el 30 por ciento del sueldo. También trasladaban trabajadores de una empresa a otra para robarles los pagos por antigüedad y vacaciones.
El truco es viejisimo, una empresa va cambiando de nombre (y solo de nombre) y pasa a los empleados de una razón social a otra como si empezaran de nuevo. La opción para el trabajador es, claro, perder el trabajo.
En términos concretos, cada empleado continua su trabajo pero, en ese circuito, perdía beneficios como antigüedad o vacaciones. De prosperar la causa judicial, los responsables de la compañía podrían recibir penas desde 2 a 9 años de prisión y una multa que podría llegar a más de $ 120 millones.
Las investigaciones de la AFIP detectaron que algo más de 400 empleados fueron declarados por dos o más firmas integrantes de la sociedad. La medida de la AFIP involucra a las sociedades Sushi Recoleta SA, Sushi Club SRL, Sushi Cañitas SA, Sushi Gasset SRL, Sushi Puerto Madero SRL, Sushi Acasusso SRL, Sushi Este SA, Sushi Gorriti SA y Sushi Parque SRL. Todas ellas pertenecen a un grupo económico que comercialmente opera bajo el nombre de "Sushi Club", ya que "tienen los mismos socios mayoritarios, directores, idéntica actividad económica y administración centralizada".
Sushi Club SRL factura más de $100 millones al año y les paga a sus empleados, en promedio, $5600 en blanco y alrededor de $2400 pesos en negro.

domingo, 7 de diciembre de 2014

Acciones contra el dolar

La posibilidad de canalizar el ahorro interno vía inversiones en la Bolsa y no hacia la fuga de dólares, como ha sido el comportamiento de los grandes grupos, permitiría profundizar el desarrollo económico. En los últimos once años, el MerVal acumuló una ganancia de 510 por ciento. En ese período, la cotización del dólar oficial registró una variación del 179 por ciento. En el lapso 2011-2014, el dólar ilegal o blue muestra una variación de 199 por ciento, mientras que en esos años el MerVal subió 328 por ciento.
Consenso

viernes, 5 de diciembre de 2014

Así las cosas

En los años 90 me encontré con una compañera de colegio en el patio de comidas del Alto Avellaneda. Estaba trabajando ahí limpiando las mesas y acomodando las sillas.
Me puse contento porque en esa época trabajar (de cualquier cosa) era algo raro.
Le pregunté cuanto le pagaban: -Nada. Me dijo.
-¿Como nada?.
-Si, nada. Lo que deje la gente de propina en las mesas es para mi..
-Pero es un patio de comidas, nadie deja propina en los patios de comida.
-Así las cosas.
Mientras tanto ahora en España...
Click en la imagen para agrandar

jueves, 4 de diciembre de 2014

La Catedra KiciLove

El Ministro de Economía Axel Kicillof diserta en la... "que es esto? conferencia? coloquio?" sobre la tensión entre estado y mercado y derribando algunos mitos y ciertos slogans tomados como verdades inmutables (como aquel que reza que el neoliberalismo es ausencia de estado y no "estado muy presente...y bobo").
En fin, es la política pavotes.

martes, 2 de diciembre de 2014

Denegación de justicia

La jueza María Verónica Straccia, que intervenía en la causa "Lavaderos HSBC" se abstuvo de seguir por "motivos personales" aunque seguirá cobrando el sueldo sin pagar impuesto a las ganancias. El magistrado Javier López Biscayart en quien recayó la causa, le dijo a la AFIP que los papeles los guarde, que si los necesita los llama.
La causa mas emblemática de la historia del país sobre fuga de capitales todavía no pudo dar un paso.

La denegación y retardo de justicia es un delito reprimido por el Código Penal argentino en los artículos 273 y 274, por el cual se tutela el derecho individual y colectivo de recurrir a la justicia en amparo de sus derechos.
En el artículo 273 el sujeto activo del delito es el Juez en sentido amplio, ya sea un Juez individual o un miembro de tribunales colegiados.

En rojo, los paises donde los jueces eligen que causa juzgar

lunes, 1 de diciembre de 2014

Buenos Aires 1989

Antonio Muñoz Molina es un escritor español nacido en Ubeda (como Sabina) que en 1989 visitó Buenos Aires. Su crónica es un viaje a una historia inolvidable, y ya olvidada.
Eso decía Borges.

"En el otoño austral de 1989, Buenos Aires parecía una ciudad apocalíptica. Llegamos en medio de una campaña electoral y de una inflación desbocada. El papel moneda, aquellos australes de tan fugaz duración, se deterioraba y se le deshacía a uno entre las manos casi a la misma velocidad que se volatizaba su valor. Las turistas españolas volvían cargadas de abrigos de pieles, de botas de cuero, de bolsos ostentosos de cuero. En los escaparates de las peleterías y de las tiendas de ropa, los dependientes en calcetines se movían entre los maniquíes cambiando a toda prisa las etiquetas de los precios. De un día para otro aumentaba mágicamente en nuestros bolsillos la capacidad adquisitiva de los dólares. Como había sucedido en Alemania en los tiempos de la gran inflación, en los primeros años veinte, la pérdida vertiginosa del valor del dinero, las sumas y multiplicaciones cada vez más altas que era necesario calcular, lo sumían todo en una irrealidad delirante, en una sensación de vértigo. La mente humana soporta mal un grado tan extremo de incertidumbre. En las puertas de los bancos había colas de gente desesperada por comprar dólares, lo mismo señoras de porte heráldico que trabajadores con mono azul y hombres graves con aire de profesores jubilados y trajes deslucidos. Las paredes estaban inundadas de carteles electorales; las aceras, de octavillas de propaganda política. En medio del desastre económico y de la crecida de las amenazas militares terminaba el mandato de Raúl Alfonsín, el primero de la democracia restaurada. Un comando de militares de élite acaudillado por un célebre general había asaltado hacía poco unas instalaciones del Ejército. Las fotos de los carapintadas, con sus uniformes de camuflaje y sus boinas de comando, estaban en todos los periódicos. En los carteles electorales, los candidatos sonreían con un entusiasmo uniforme e insensato. Las patillas de Carlos Menem le otorgaban una extravagancia que parecía volver inverosímil su triunfo. Cuando uno, en el curso de sus vagabundeos, comparaba el tamaño de la Casa Rosada y el del Comando Central del Ejército, todo quedaba explicado. La Casa Rosada era como un chalet. El Comando del Ejército era un rascacielos y una fortaleza, coronada por antenas de comunicaciones. En los titulares de un periódico, un militar condenado y recién exculpado hacía una taxativa declaración que no he olvidado nunca, y que al cabo de tantos años aún me provoca un escalofrío: “Jamás causé un daño irreparable a nadie que no fuera comunista”. Con el paso del tiempo y con los viajes reconocí el calor de las conversaciones porteñas en Nueva York, en Tel Aviv y Jerusalén Las imágenes de otros viajes posteriores no se superponen a las de aquel que fue el primero. El paso de los años no las debilita. Algunas de ellas las he reconocido en los sueños: han reaparecido en esa forma particular de ensoñación en la que se inventan las novelas. El azul pálido de todas las banderas estaba desteñido en las entradas de los edificios oficiales. Sobre Buenos Aires se abatían tormentas de una violencia monzónica, como las que vi luego en Nueva York. En la metrópolis oscurecida por los apagones, los relámpagos iluminaban brevemente paisajes de ruina futura. Sobre las calles había una urdimbre de cables clandestinos de electricidad y de teléfono. La tempestad los desbarataba y a veces los incendiaba. Caían a lo largo de las fachadas como guirnaldas de fuego. Los socavones de las aceras, fosos de derrumbes o zanjas de obras abandonadas, estaban tapados con chapas metálicas o armazones de madera. Desde el atardecer brillaban en el interior de las tiendas las lámparas de carburo. Por todas partes se oía el petardeo de los generadores de electricidad alimentados con gasolina. El humo y el olor de la gasolina de los generadores eran tan tóxicos como los de los escapes de los coches. Mi habitación estaba en el piso decimosexto del hotel. Cuando había un apagón, los rascacielos de la ciudad, los hangares y las grúas de las instalaciones portuarias quedaban sumergidos en una negrura plateada por reflejos lunares. Desde aquella altura, Buenos Aires sin luz era una ciudad abandonada, afligida por alguna calamidad definitiva, una epidemia, una guerra nuclear. Si el apagón llegaba antes de que pudiera subir a la habitación, me quedaba tomando algo en el bar del entresuelo del hotel, mirando la calle alumbrada tan solo por las luces de carburo en los escaparates y los faros de los coches, en el cruce de Córdoba y Maipú. Cerca de allí, una mañana, se formó un gran corro de gente que miraba hacia arriba, desbordando la acera e interrumpiendo el tráfico: alguien, de pie en una cornisa del sexto o séptimo piso, amenazaba con arrojarse al vacío. Un bombero trepaba por una escalera, diminuto y frágil contra el edificio. Una señora a mi lado se hacía bocina con las dos manos y gritaba con una voz muy aguda: “¡Pero tirate ya! ¡Tirate!”. Pero era Buenos Aires, y a pesar de todo yo era consciente en cada momento del gran imán de la ciudad. Me bastaba para emocionarme leer los nombres en las esquinas de las calles, nombres familiares de la literatura; la calle Garay en la que estuvo la casa luego derribada donde vivió Beatriz Viterbo, donde Borges vio un aleph; la plaza del Congreso en la que el Baldi de Onetti le cuenta mentiras en voz baja a una mujer desconocida; la Costanera y la anchura del río con su escala oceánica y con el recuerdo de un verso exacto de Borges: “Este río de sueñera y de barro”. Años después, un amigo porteño exiliado que viajaba de vez en cuando desde Estocolmo a Madrid para aliviarse nostalgias me dijo, caminando por La Latina, que le parecía encontrarse en San Telmo. En la avenida de Mayo yo tuve la sensación súbita de encontrarme en Madrid, el Madrid desorbitado y andrajoso de la Gran Vía en los años ochenta. Me fijé en un arco muy alto con un letrero que decía: Pasaje Barolo. Y eso me hizo acordarme de un personaje de Bioy al que llaman, porque es muy alto, “Barolo” o “el Pasaje”. Me rezagaba de noche en las grandes librerías insomnes de la calle Corrientes. Participaba en conversaciones sobre literatura o política o cine que tenían una temperatura de vehemencia inusitada para mí. Con el paso del tiempo y con los viajes reconocí el calor de esas conversaciones porteñas en otras ciudades, en Nueva York, en Tel Aviv y Jerusalén: lo que hay en común en ellas es una atmósfera apasionada y argumentativa de discusiones judías en cafés, como las que habría hasta los años treinta en las capitales extinguidas de la cultura judía europea, en Berlín, en Viena, en Praga, en Varsovia. Viniendo de un país tan uniforme como España, en Buenos Aires me entretenía leyendo en voz alta columnas de nombres en la guía de teléfonos. Me extasiaba el aroma de la carne asada sobre ascuas de carbón y aliviaba el peso de la comida con caminatas de horas, que me llevaban a barrios de casas de un solo piso y esquinas con tiendas de ultramarinos o bares modestos, los almacenes de la literatura y los tangos. Comprobaba la exactitud de un adjetivo de Bioy: “La enfática luz de Buenos Aires”. Buenos Aires es una de esas pocas ciudades en las que a uno no le cuesta nada imaginarse viviendo."

sábado, 29 de noviembre de 2014

Solos ante el peligro

La película se llama originalmente "High noon" pero tuvo mas suerte con sus títulos en castellano "A la hora señalada" en Latinoamerica y "Solo ante el peligro" en España, son mas certeros a la hora de contar la historia de un sheriff a punto de jubilarse al que vemos contraer matrimonio con su bellísima novia, y que tras la ceremonia se entera que una banda de tres forajidos ha llegado al pueblo esperando que su jefe, el temido Frank Miller regrese en el tren de las doce a Haydeville, para vengarse.
Tiempo atrás el sheriff lo mandó a prisión. Ahora se encuentra libre y el pánico se adueña de todos y cada uno de los habitantes del lugar, pronosticando un sombrío futuro.
En una desesperada búsqueda de ayuda, el sheriff se va encontrando como todos le dan la espalda,
El sheriff se debate entre el cumplimiento del deber y el instinto de conservación.

“No tenemos esperanza en la justicia. Bonadio archivó la causa. Ojalá paguen los que tengan que pagar”, dijo a Infojus Noticias C.V., uno de los mil pacientes hemofílicos contagiados con HIV y Hepatitis C hace veinte años. Tiene 51 años y perdió a varios amigos en esas dos décadas. Todos ellos fueron contagiados en la Fundación de la Hemofilia, el lugar que debía darles asistencia. Los responsables fueron cuatro directivos de la entidad y los titulares de los laboratorios Bayer, Gador, Inmmuno y Merieux, según detalló la querella y llenó el expediente de pruebas pero el juez federal Claudio Bonadio sobreseyó tres veces a los acusados.
Las dos primeras, la Cámara Federal porteña le revocó la decisión y le ordenó reactivar la causa. La tercera casi fue la vencida pero hubo un fallo dividido y el caso llegó hasta la Cámara Federal de Casación Penal, que desde 2012 está analizando el expediente.
En la denuncia que dio origen a la causa se detalló que los laboratorios Bayer, Gador, Inmmuno y Merieux sabían, al igual que los médicos de la Fundación de la Hemofilia, que los factores que recibían de Estados Unidos, Japón y Francia no tenían el método de inactivación viral. Y señaló que desde 1984 varios países utilizaban un producto más seguro que el que se les suministró a los pacientes argentinos, a quienes se les ocultó durante por lo menos tres años que habían sido infectados. La vida de C.V. cambió definitivamente en 1984. Ese año fue uno de los contagiados en la Fundación de la Hemofilia, a donde fue a que le dieran, por vía intravenosa, el factor de coagulación que faltaba de nacimiento. Según el caso, el factor es VIII o IX. Ambos habían llegado contaminados con HIV y Hepatitis C desde el Instituto Merieux, en Francia. De allí salieron las 55 millones de unidades que llegaron a Europa y Latinoamérica y –según las estadísticas de la Fundación- se aplicaron en 211 pacientes las que tenían HIV y en más de 800 las que tenían Hepatitis C. “Pero esos números son según las estadísticas de ellos, que fueron los que administraron el tratamiento sabiendo que las partidas estaban contaminadas porque había advertencias internacionales –hechas por la Fundación Mundial de la Hemofilia- desde 1983. Es decir, que el número seguramente es mayor. Es como ir a preguntarle a los militares cuántos desapariciones hicieron”, señaló el abogado querellante Gonzalo Giadone a esta agencia.
Él es quien impulsó la causa que iniciaron 13 pacientes hemofílicos pero varios de ellos murieron en los últimos años. En 1987, C.V. se enteró de que había sido contagiado. Para ese momento había contagiado a su mujer, con la que había tenido su primer hijo y estaba embarazada del segundo hijo. Pero ambos se negativizaron. “Tuvimos suerte”, dijo C.V, quien después de varios años de batallar en los tribunales federales inició una causa ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) contra el Estado nacional por denegación de justicia. “En la causa quedó claro que los médicos sabían que las partidas estaban contaminadas pero el afán de lucro fue más poderoso. Son responsables de un contagio doloso, envenenamiento y tráfico de medicamentos peligrosos para la salud”, sostuvo Giadone, quien participó de la denuncia ante la CIDH. La Fundación de la Hemofilia fue creada bajo el ala de la Academia Nacional de Medicina, donde también eran directivos los acusados.
Hasta aquí parte de la nota de infojus, como recuerdo nada mas, el testimonio de que mucho después de estos casos, en el 2001, el estado nacional seguía bancando con dinero publico (2 millones de dolares en ese momento, lo mismo que se llevaba la Fundación Felices los niños del padre (?) Grassi) a esta fundación privada, con negocios privados con laboratorios privados... y cuantas mas hubo (hay) (habrá).

LEY 25452 BUENOS AIRES, 4 de Julio de 2001 Boletín Oficial, 6 de Agosto de 2001
Vigente, de alcance general Id.

El Senado y Cámara de Diputados de la Nación Argentina reunidos en Congreso, etc., sancionan con fuerza de Ley:

ARTICULO 1 - Facúltase al Jefe de Gabinete de Ministros de la Nación a reasignar partidas presupuestarias correspondientes a la Jurisdicción 80 Ministerio de Salud, destinadas a otorgar un subsidio por la suma de DOS MILLONES DE PESOS ($ 2.000.000) a favor de la Fundación de la Hemofilia para ser distribuidos a los pacientes con hemofilia infectados con el virus HIV y los causahabientes de los pacientes con hemofilia infectados con el virus HIV.

 ARTICULO 2 - Comuníquese al Poder Ejecutivo nacional.

 Firmantes PASCUAL-LOSADA-Aramburu-Oyarzún

jueves, 27 de noviembre de 2014

Al fin un proyecto decente

En estos días en los que leemos sobre proyectos mas y mas delirantes, Personalidades Destacadas o expresiones de beneplácito reconforta encontrarse con un proyecto en serio para ayudar en serio.
En efecto, la senadora del Frente para la Victoria Silvina García Larraburu (aunque el diario La Nación la llame Silvana) de Rio Negro (y ex Reina de la Nieve) presentará hoy un proyecto de creación de un sistema de protección a personas en situación de calle que combine la existencia de centros de integración que funcionen las 24 horas, de una línea telefónica en todo el país, de un sistema nacional de móviles, así como que se garantice la no represión de quienes transitan esta problemática.
El tema de las personas  en situación de calle no es tan fácilmente asimilable a la pobreza. Hay problemas de consumo, psiquiátricos, usos y costumbres, desgano, abatimiento, la sensación, y no injustificada, de no ser nadie para nadie. No es un laburito fácil y no se arregla solo con plata.
Alguna gente cree, incluso con la mejor intención que se resuelve todo con el acceso a una vivienda, pero sin trabajo y contención es como pescar en el sahara. Hay que dedicarle mucho tiempo, mucha disciplina y muchos recursos a recuperar a cada persona.
"La finalidad de la ley es la restitución de derechos a las personas que viven en calle, esto es garantizar el acceso a la salud, a la educación, a la identidad porque muchos compañeros no tienen si quiera el DNI, todas cuestiones muy básicas pero que no se cumplen", indicó a la agencia Télam Horacio Ávila, de Proyecto 7, una de las organizaciones que trabajó en la redacción de la propuesta. Los "centro de integración" son clave en este proceso ya que se entiende como ésto no al tradicional formato de parador u hogar, sino a espacios abiertos las 24 horas (a diferencia de los anteriores que en general sólo están abiertos de noche) y donde se trabaja con la persona en calle en función de un proyecto de vida.
"Un techo no soluciona la situación de calle (explicó Avila) aunque tengas un espacio donde dormir, si seguís sin laburo, si no se trabaja sobre la autoestima de la persona, los posibles conflictos con el consumo, la persona volverá a la calle".
Otro punto que el proyecto de ley remarca es el derecho al uso del espacio público: "Nosotros no estamos a favor de esto porque sostenemos que la calle no es un lugar para vivir, pero hay que dejar en claro que las personas que no tienen alternativas válidas, sobre todo en el interior donde no hay ni siquiera paradores, no pueden ser reprimidas o criminalizadas por dormir en la calle".
Una es Silvina, la otra, no.