domingo, 24 de julio de 2016

Comunicación sin emoción

Cristina tiene que revisar esa costumbre de dar respuestas de media hora cada vez que le preguntan "¿Como se siente?". Puede ser interesante para el 5% de fanáticos con tiempo (a favor y en contra) que están todo el día mirando que dice, pero la mayoría de la gente (incluidos varios fanáticos) tiene algo que hacer a la mitad de su primera respuesta y después verán el resumen si lo pasan por tv.
Cosa que al kirchnerismo suele dejarlo arrastrado por el fango.
Incluso vimos que en cada una de sus respuestas hay dos o tres cachetazos que se pierden en la maraña de palabras "nunca sera gratis ser peronista" o "yo no vivo en la casa de una empresa" funcionaban muy bien solas y se auto-explicaban sin mas.
Macri lo hace diferente, volea un slogan optimista y hueco ante cualquier pregunta.
Consciente de sus limitaciones intelectuales ante la pregunta concreta por el déficit fiscal que se agranda el contesta "florecerá el cerezo en primavera" y chau, tiene 300 amanuenses a sueldo en los medios que sabrán como interpretarlo positivamente incluso sin necesidad de recibir una orden desde la jefatura de gabinete. Al otro día 30.000 tuiteros (Loperfido dice que son menos) reproducen esa interpretación y 2 millones de porteños 36 horas después dicen por la calle que "que bien que estuvo Macri con lo del cerezo en primavera".
Igual no son todas rosas, la realidad es un asesina implacable y pega mucho mas fuerte que la oposición. Ahora por ejemplo baja al barro polémico con Tinelli.
El mito que Tinelli volteo a De La Rua (y no el corralito o la miseria creciente) pesa fuerte en una franja de la clase media que siempre se come la interpretación mas fácil (adivinen donde esta Macri) y revive temores de una quinta de Olivos sitiada.
La verdad que ponerse a polemizar con Tinelli es ir a jugar de visitante pero al lado de poner de ministro a Aranguren es casi un error menor.
Buenas noches.

6 comentarios:

Norberto dijo...

Licenciado, por favor mire a quien representan los periodistas que estuvieron en la entrevista, ésta está dirigida a un público que no es el argento, y que por síndrome de abstinencia nosotros busquemos cada palabra de ella, no obsta para que el objeto es dar un panorama general a quienes no tienen otro contacto con los temas que no sean los grandes medios globalizados.
Nunca menos y abrazos

Juan Guillermo Cocina dijo...

Pero claro, las clases medias -"fanatizadas" o no- jamás tienen tiempo de escuchar a Cristina. Pero sí tienen tiempo de mirar 12 series yanquis en paralelo, de ir a la cancha y de escribir boludeces todo el día en las redes sociales.

Claramente, el problema no es Cristina. El problema es el sagrado "pueblo" argentino, sabio, puro y virginal.

JULIA dijo...

si fueran chavez o fidel, no te importaría q hablara hasta por los codos, ¿me equivoco?
si creo q debe empezar a federalizarse, ni idea cómo, pero bs as los sauces ida y vuelta me parece escaso, a pesar de q también he creído ver un esperar el acomodamientos amplio de melones

Lic. Baleno dijo...

No se que tienen que ver Julio Chavez y Fidel Pintos que son o fueron dos excelentes actores.

MÓNICA ROSANO dijo...

acuerdo con vos. Por eso esta derecha será a la larga exitosa. Porque puso sus cañones a los sub-40 .

claudia dijo...

Puedo comprender que, en vistas de los cambios antropológicos traídos por nuevas modalidades de comunicación, nadie logre poner atención más de 20 minutos ni aguante leer más de 140 caracteres. Y da igual si un tipo como el Impresentable habla tipo Multiple Choice, porque a los 20 minutos, la gente deserta, tan diluida como los contenidos raquíticos del tipo. Si lo que cunde es hablar como en el twitter, bueno, por ahí, la batalla cristinista sí está perdida. Y no queda sino esperar a que el compañero "Aceite de litro a precio vil" nos de una mano trayendo a realidad a los tarados que curten la instantaneidad descafeinada.
Pero secundando a Norberto, también distingo que el público al que iban dirigidas las respuestas, no es el nuestro. Y que el objetivo de este reportaje no era atraer simpatías extranjeras sino pegar un patadón estratégico e internacional a Cambiemos, virando la estrategia judicial y política de Cristina y enviando,en paralelo, una advertencia: seguí jodiendo y te la sigo afuera despertando del apagón a la fogata panameña.
No encuentro diferencias de extensión si comparo con otras sesudas notas que contemplamos en la web. Igualmente, imagino que esa nota circulará resumida a lo esencial y referenciada indirectamente, por escrito.
Por otra parte, Cristina es Cristina, ya es tarde para cambiar su mecánica comunicacional, la que no es la razón de su peso específico, claramente. Me parece que dio imagen de señora prototipo, culta y preparada, solo más próxima al auditorio cuando abordaba temas coloquiales como su familia. Imagino que hubo mucha preparación previa para esa nota y lo hablado, más allá del signo inequívoco de sus maneras, fue muy monitoreado con antelación. Los medios asistentes tienen un sesgo notorio, ése es otro dato geopolítico a considerar. Pero habrá que confiar en que hay algo de alta política en esa nota y que no sabemos qué aconteció ni acontece entre bambalinas.
La impresión de los extranjeros nunca será idéntica a la de los locales que la ven como una conductora (amada u odiada), con un capital eleccionario por ahora congelado y sin efectivizar por la exclusión indudable de que serán objeto ella y sus más próximos lugartenientes. Porque sobreentendemos que el Peronismo tradicional no la quiere dentro, imantando, cuando a los territoriales (la mayoría simples gerentes de lo público sin basamento ideológico profundo) les tomó tanto trabajo desdibujarse contornos. Mis saludos, Claudia.