miércoles, 29 de octubre de 2008

Nos hacemos dos preguntas

Hace como dos meses reproducíamos el siguiente texto de Horacio Verbitsky: "Uno de los hallazgos del interventor oficial fue una nómina de periodistas de radio y televisión a los que Aerolíneas Argentinas pagaba casi medio millón de pesos mensuales. Entre ellos hay algunos denunciantes profesionales de la ineficiencia y corrupción del Estado en contraste con la perfección de la empresa privada, de la blandura judicial contra la delincuencia y del manejo de la publicidad oficial. Encabezan la lista Marcelo Longobardi, con 30.000 pesos mensuales, Chiche Gelblung, con 21.000, y González Oro, con 10.000. La primera columna del documento no dice publicidad, ni programa, sino periodistas."

¿Y ´pa? ¿El resto de la lista? ¿Olvido o perdón?

Y de paso: ¿Que pasa con la Ley de Radiodifusión que no la vemos en el debate? (Parece que antes viene la de ART, y ahí se esta moviendo nuestro ídolo Recalde).
Vamos Mariotto, te bancamos tanto, no nos hagas quedar mal.

7 comentarios:

Politico Aficionado dijo...

Entre los tres citados (grandes valores por cierto) insumen $61.000, lo que deja un saldo de $439.000.

Si suponemos que dicho saldo se reparte a razón de $5.000 por cabeza, por no parecer demasiado pijoteros, (aunque seguramente hay periodistas que se venden por menos), habría al menos 87 periodistas mas en la lista.

escriba dijo...

Va-mosss.
Saludos !

Juan Manuel dijo...

habra que ver que aparece cuando lleguen a las de las AFJP, no?

Lic. Baleno dijo...

Me parece que Juan Manuel pisó otra bolsa de pus periodistica.

bostero y peronista dijo...

Respecto del comentario de Juan Manuel, muy acertado. Y, che, en algo tenian que gastar las comisiones que cobraban a los afiliados...

Eva Row dijo...

Hace muchos años yo pertenecía por Agua y Energía al Sindicato de Luz y Fuerza. Cuando fui al Sindicato a reservar hotel para las vacaciones, había una boleta pinchada que decía reserva Mar del Plata para la Secreteria de Neustadt. Ahora entiendo qué significa ser periodista y donde está el verdadero curro.
Otra: un conocido mío, pero desconocido de todo el mundo, fue escrachado en el último minuto de un programa periodístico famoso, con nombre y apellido, por hacer tráfico de influencias con jueces. Pasó el tiempo y no le hicieron nada. Yo pregunté qué pasó, y me contestaron: nada, lo amenazaron con seguirla en el próximo programa y él arregló por 10 mil dólares olvidar el asunto.

Eduardo Real dijo...

"Miren que sigo leyendo, eh?" puede ser un persuasivo insuperable