miércoles, 8 de junio de 2016

Blanqueo no es repatriación

Parece de Perogrullo pero siempre hay que aclararlo: Blanqueo no es repatriación.
Es mas, acabamos de escuchar al financista Prat Gay decir explicitamente que "no pedimos que vuelvan esos fondos sino que empiecen a tributar". 
Justo es decirlo, lo que debieran tributar los beneficiados por el blanqueo se extinguirá en 2019 donde se acabará, por la misma ley de blanqueo, el impuesto a los bienes personales.
Negocio redondo. Declarar, pagar una suma irrisoria durante 3 años y quedarte con la guita choreada, en Nassau, en blanco e inútil para el país.
A pesar de estos beneficios insólitos del blanqueo (que no es repatriación) el financista Prat Gay se fijó una meta modesta de 20.000 millones de dolares. Muy lejos de los 100.000 millones de dolares que mandaron a pronosticar a sus periodistas a sueldo hace un mes. Mas modesto que los 80.000 millones de dolares que decían hace 3 semanas. Un tercio menos que los 30.000 millones de dolares a los que aspiraban hace 24 horas.
En un gobierno religioso con el marketing el objetivo es anunciar un éxito del blanqueo (que no es repatriación) con cualquier numerito.