lunes, 13 de abril de 2015

Denuncismo

Una costumbre repetida para impactar sobre la opinión publica es la denuncia sin fundamento que, si forma parte de un plan, después se reproduce en titulares de diarios.
La justicia argentina ha hecho muy poco contra denunciadores seriales bajo contrato como Monner Sans (128 denuncias en el fuero federal penal: 50 fueron archivadas o desechadas en la misma semana de su presentación, 99 antes de los seis meses de iniciadas), aunque pudo acomodar a su hijo Ramiro Monner Sans como procurador general adjunto de asuntos patrimoniales y fiscales del gobierno de Mauricio Macri. O psicópatas como nuestro querido Juan Ricardo Mussa o Christian Sanz que han gastado miles de horas hombre en sus denuncias truchas. No nos extraña porque ellos son solo la parte mas ridícula de un entramado que reúne a jueces, fiscales y medios, que los incluyen y se benefician de estos cachivaches.
Ahora el modelo se ha extendido a España con el objetivo de desgastar al grupo bienintencionado Podemos.
Leemos: MADRID.- La Fiscalía del Tribunal Supremo no ve creíble el relato sostenido por Manos Limpias en su querella contra Pablo Iglesias, en la que se le comparaba con Hitler y Pol Pot. El Ministerio Público tilda la querella de "muy confusa" y sin "soporte probatorio" que justifique lo que el fiscal califica de "sospechas y opiniones" mezcladas con hechos, por lo que ha solicitado que no se admita. Según publica este viernes El Español, el fiscal Antolín Herrero pone de manifiesto el escaso soporte de la querella en la que acusa a Pablo Iglesias de, entre otros delitos, liderar una organización criminal. “Se aportan fotocopias de documentos a cuyo origen no se hace referencia alguna, no se sabe dónde los consigue el querellante ni quién se los da, pero cuyo contenido objetivamente considerado no aporta indicio alguno”, sostiene la Fiscalía, asegurando que además la querella sólo se apoya en el relato de uno de los técnicos de Canal 33 y de su propietario, Enrique Rioboo. La Fiscalía llama la atención sobre que Manos Limpias trata de imputar a Iglesias unos delitos relacionados con su labor en Producciones con Mano Izquierda, pero sin embargo no incluye en la querella a sus directivos u otros responsables. Pablo Iglesias no ocupó otro puesto que el de vocal mientras estuvo en la productora. En la querella del sindicato ultra, se comparaba al líder de Podemos con Adolf Hitler, Vladimir Lenin, Pol Pot, Mao Zedong y Fidel Castro, entre otros, y adviertía contra el peligro de hacer "encallar a España" por las "falsas promesas de un iluminado que predica cosas viejas con un envoltorio nuevo". En un epílogo del escrito presentado en el alto tribunal en el que acusaba a Iglesias de cometer 10 delitos, entre ellos, integrar una organización criminal bajo la "pantalla" de la productora Con Mano Izquierda, los querellantes adviertían que, a lo largo del siglo XX, multitud de políticos y líderes revolucionarios "se han disfrazado de demócratas, aprovechándose de las libertades y del Estado de Derecho, el cual persiguen destruir desde dentro".

3 comentarios:

Ģabriel Bas dijo...

Hola, siempre me llamó la atención estos personajes que se dedican a denunciar . Nunca sé si el propósito es solo figurar o están mandados y reciben algo a cambio. Qué será por plata, por alguna causa que ignoro?
Lo que es cierto es que si las denuncias no prosperan ellos no se perjudican. Tal vez sea eso y aprovechando algún resquicio legal quedan indemnes. Tal vez sirva sólo para instalar una idea de alguien.

Julia dijo...

denuncismo, cautelarismo, y recusismo...
hoy contaba néstor expósito, a raíz de la recusación de hoy de la ex-nisman, que Argentina fue sancionada internacionalmente, por ese accionar dilatorio, en el caso de Walter Bulacio.
el derecho retorcido

Tilo, 73 años dijo...

"El poder no admite más raíces que las que necesita para proporcionar coartadas a sus crímenes; la impunidad exige la desmemoria. Hay países y personas exitosas y hay países y personas fracasadas, porque la vida es un sistema de recompensas y castigos que premia a los eficientes y castiga a los inútiles. Para que las infamias puedan ser convertidas en hazañas, hay que romper la memoria: la memoria del norte se divorcia de la memoria del sur, la acumulación se desvincula del vaciamiento, la opulencia no tiene nada que ver con el despojo. La memoria rota nos hace creer que la riqueza es inocente de la pobreza y que la desgracia no paga, desde hace siglos o milenios, el precio de la gracia. Y nos hace creer que estamos condenados a la resignación."

Fragmento de Memorias y Desmemorias, de Eduardo Galeano.