sábado, 8 de febrero de 2014

Dos semanas

Dos semanas después del cambio de pantalla el gobierno ha ganado todas y cada una de las batallas diarias que emprendió. Aferró el dolar a un número, frenó el drenaje de reservas y pagó (no hay guerra sin bajas, o como decía Perón "para hacer una tortilla hay que romper algunos huevos") con un aumento contenido con esfuerzo en los precios y compromisos futuros. La guerra es tan larga como inevitable pero el gobierno eligió el campo de batalla y eso le da una leve ventaja.
El kirchnerismo sigue teniendo una habilidad prodigiosa para sacarle las mascaras a los adversarios. Ya en el conflicto de la 125 demolió la idea que el empresario agro ganadero  es un señor sencillo que trabaja arando el campo y en el conflicto con Clarín devastó la idea que una empresa periodística son un grupo de muchachos que cuentan lo que pasa.
Nunca mas un diario, un canal de televisión, un programa de radio podrá ser consumido sin una sana desconfianza.
Ahora se mete con las cadenas de comercialización. En efecto, el impensado (para las 342 personas que integran la redacción de este blog) éxito del apagón de consumo de ayer revela que la cantidad de giles ha descendido bruscamente y que muchos ya se han enterado que las relaciones sociales son mas complejas que en 1850.
Quizás lo mejor que nos deje el kirchnerismo después de 10 años sea una cultura política superior a la que encontró, llena de mitos ridículos y creencias solidificadas en la repetición de frases huecas.
Scioli y Kiciloff laburando

4 comentarios:

El padre Tereso de la Ruta dijo...

Hay rumores sobre un posible suicidio de Alfredo Coto incluso, en fin, ahí se nos fue la mano me parece.

Gringoviejo

unperonistamas dijo...

Comparto absolutamente todo lo dicen las ultimas tres lineas. El resto lo charlaria con vos en un asado por Olivos.

Anónimo dijo...

"El gobierno ha ganado todas y cada una de las batallas diarias que emprendió". Lástima que el costo podría ser una gran caída en la actividad industrial y el PBI , caída en las inversiones, problemas en el empleo, inflación altísima excepto en los precios cuidados, (que en los super se cumplen parcialemente). Seguro todo se hubiese evitado con una política integral y razonable apenas ganadas las elecciones del 2011.

Lic. Baleno dijo...

"Podria".