jueves, 12 de noviembre de 2009

Una foto-simbolo

Apretados, en el estrecho pasillo que funge de oficina del Juzgado Federal mas destacado del país, el ex-Presidente que controla la droga en Argentina y su Senadora esposa, y la ultima esperanza blanca fallida y su claque, se amontonan entre expedientes que amenazan con desplomarse sobre sus cabezas.(foto DyN)

4 comentarios:

Fernando Bonatto dijo...

jejej
me acorde de tiempos viejos
la piru y duhalde corazon y corazon

Andrés el Viejo dijo...

La Nación trae un conmovedor relato de lo que supuestamente fue una conversación entre ambas partes, contada por el último romántico del periodismo.

Verboamérica dijo...

Lo interesante es la frente en alto de ella.

Charlie Boyle dijo...

Dos lotes de miradas programadas neurolingüisticamente se distinguen perfectamente.
El cazador de tiburones y su otro yo miran horizontalmente. Están convencidos neurolingüisticamente de su inocencia y piden… necesitan disciplinar a la pitonisa. Escarmentarla de una vez y para siempre.
Pese a la devoción religiosa que la morocha ladera de la Ogra, hay una duda por su tarea, por lo que el Sr. Juez dirá, por complacer a su ama. La lacaya que se deja ver atrás espía el flash que inmortaliza el momento. Es la ama de llaves que la Ogra lleva hasta Miami al mejor estilo Mirtha Legrand.
Platinado el pelo y el saco, reflejada la cama solar hasta el infinito e un rostro estudiado que no se anima a mostrarse, escondido tras una mueca gionoesa, no llega a compensar lo alto de la frente con lo agachado de la mirada. El disciplinamiento duhaldero ya están dando su efecto.
Como fiel de la balanza de una justicia no ciega, aparece el letrado de EL. –Decilo de una vez y nos vamos a casa todos, demasiado obsceno es todo esto para que salga en las revistas. Terminala yá