miércoles, 2 de julio de 2008

Destituciones

El clima destituyente se ha instalado entre nosotros.
Resultan insuficientes las volteretas retóricas de Bussi, la cadena nacional opositora que transmite 24 horas al día (excepto cuando la interrumpe Cristina) y las patotas agrarias que se agazapan al costado de las rutas.
Su deseo es ya indisimulable.
Pero el clima no es novedoso y llama la atención del aficionado a la historia el que todo se repita como si dijéramos... tres o cuatro veces ya.
En otros momentos de la historia también hubo que hacer un alto y enfrentar a la desmesura y el salvajismo como método de acción política.
"Para mi la presidencia actual es una dictadura típica absolutamente desorbitada y no contenida por ningún freno legal. Esa situación de dictadura tiene que desaparecer." decía el Diputado, entonces socialista independiente, Federico Pinedo en la Cámara de Diputados de la Nación y agregaba: "Al Presidente Yrigoyen hay que derribarlo: Hay que concluir la presidencia de Yrigoyen".
¿Sorprendido?
De Yrigoyen se decían las mismas cosas que luego se dirían de Perón, y que ahora se dicen de Kirchner.
El Partido Comunista opinaba que "el gobierno de Yrigoyen es el gobierno de la reacción capitalista, como lo demuestra su política represiva, reaccionaria, fascistizante...".
Si, el adjetivo "fascista" se aplicaba a tontas y a locas desde 1929 por lo menos.
El adjetivo de dictador (recordemos que se lo están diciendo a Don Hipólito Yrigoyen, no a Perón que como sabemos era facho y dictador) también lo arroja la Federación Universitaria al grito de "¡Abajo el dictador argentino! ¡Abajo Yrigoyen!".
Los medios aportan lo suyo, el diario "La Fronda" que reunía a los conservadores escribía con un racismo casi ridículo en ocasión en que el patriota nicaragüense Augusto Cesar Sandino le enviara una carta a Yrigoyen "Sandino, sin duda conoce al Peludo y se quiere aprovechar de ciertas afinidades de neutralidad, cultura y color del apóstol de Balvanera", a continuación expresa su preocupación porque los contactos con Sandino puedan llegar a molestar a los EE.UU. (cualquier similitud con el rol que juega Chavez para algunos medios no es ninguna coincidencia) "Ni bien el señor Yrigoyen diga una palabra, que la dirá, tendremos el primer rozamiento con Mister Hoover".
Culmina la filípica con un delicioso "¡Que Dios salve a la Republica!"
Si. La Republica también servia hace ochenta años tanto para un barrido como para un fregado.
Los hombres que rodean a Yrigoyen también son denostados. A Elpidio González se lo acusa de no tener antecedentes y se lo califica despectivamente de "individuo absurdo del interior". Elpidio González ya era tercera generación de argentinos (¡en 1929!) y tenía una enorme experiencia política pero para el desprestigio cualquier argumento es bueno.
El 31 de agosto el Secretario de Agricultura es silbado en la Sociedad Rural al inaugurarse la exposición ganadera. Casi un clásico.
Excepto que esta vez antes del acto se repartieron cientos de silbatos.
Le regalamos la idea a Miguens y proponemos que el próximo caceroleo sea un silbatazo que, hemos descubierto, tiene mas prosapia.
El socialista Alfredo Palacios, a la sazón Decano de la Facultad de Derecho, firma una Resolución el 5 de septiembre de 1930 solicitándole la renuncia a Yrigoyen.
Curioso socialismo donde un Decano oportunista solicita la renuncia de un Presidente de la Nación.
S
e ve que el rol le gusto mucho, porque años después pediría la renuncia de Perón y mas tarde la de Frondizi.
A Justo, a Ortiz o a Aramburu sin embargo, no se la pidió nunca.
A su favor podemos decir que no era tonto a la hora de patear al caído.
El apoyo al golpe es internacional y expresan su beneplácito el New York Times, The Sun y la Compañía Swift por boca de Mister Edward F. Smith.
Treinta años después un columnista de La Nación todavía no puede controlar su odio y escribe "Yrigoyen mas parecía el tiranuelo cobarde de una republiqueta bárbara que no el primer magistrado de una democracia libre, pacifica, culta".
Como es tradición el gobierno carece de prensa a favor. Ese maestro del chantaje que fue Natalio Botana con su diario "Critica" prestaba papel y tinta para la impresión de todo tipo de ataques a Yrigoyen sin distinguir de donde venian.
A Yrigoyen se lo acusa de todo, de ladrón, de loco, de senil y de estupido, se inventa el cuento del diario de Yrigoyen (casi el único recuerdo que ha quedado de su segunda presidencia) y cuando La Nación se queja de que se firman pocos expedientes por día omite publicar la respuesta de Yrigoyen "Firmo pocos expedientes porque tengo que revisar que en cada uno no haya una coima".
El clima ha sido impuesto. Una suerte de terrorismo bestial impide la discusión y sataniza todo lo yrigoyenista. La caída es inevitable.
"La Prensa" celebra su caída "Nunca antes en la Argentina un gobernante quiso mostrarse y se mostró mas prepotente" Y no, benévolo lector, no habla de Kirchner.
"La Nación" nos cuenta que caen flores desde los balcones de la calle Callao saludando al nuevo Presidente Uriburu.
¿Pero no es posible que el gobierno de Yrigoyen haya sido una desgracia nacional y la dictadura posterior un ejemplo de republicanismo, libertad y cultura?
Solo hay que ver lo que paso después.
Con promesas de austeridad republicana Uriburu aumento en 50.000 los cargos en el Ejercito, pero echo a 35.000 empleados de la administración publica, 15.000 de ellos del Consejo de Educación.
El periodista Edmundo Guibourg desde "Critica" nos trae otra muletilla que se usa mucho actualmente "Yrigoyen no respeto a las leyes ni a los hombres. Humillo a sus propios colaboradores inmediatos, los ministros"
¿No parece una típica nota de Noticias de, digamos, el 2004-05?
Destruido el radicalismo yrigoyenista, infamado por todos los medios, desacreditado en todos los ámbitos, la dictadura llama a elecciones en Buenos Aires el 5 de abril de 1931.
Yrigoyen, el enfermo, el estupido, el senil, preso en Martín García profetiza ante su medico que el radicalismo ganara por 30.000 votos.
Ganó por 31.000.
Aun en sus últimos años no perdió el conocimiento cabal de la Argentina.
L
a conmoción es total. Uriburu (¡en un acto publico!) declara que prefiere "pasar a la historia como un tirano pero no como un zonzo".
No encontramos testimonios donde la prensa se haya ensañado con una declaración tan poco feliz.
Ningún medio registra que un Yrigoyen indultado por delitos que jamás cometió vuelve de su prisión a una casa derruida. El "Caudillo senil y bárbaro" como lo llamara el presidente de la FUBA muere el 3 de julio, hace solo 75 años.
Sus exequias a pesar de tanto descrédito son descomunales. Decenas de miles de argentinos lo acompañan a la ultima morada.
"La Prensa" solo le dedica unas líneas donde lo llama maliciosamente "comisario de Balvanera y dos veces Presidente de la Republica".
"La Fronda" con aun mas insolencia solo afirma que "Se murió demasiado tarde. La naturaleza pudo ahorrar a su senectud las amarguras de un final lastimoso. Su honor personal y el honor colectivo habrían requerido que su biografía se cerrara antes de 1916...pero no se repetirá un ejemplo tan complejo, amplio y perfecto"
Los profetas del odio no son morochos brutales del Barrio El Tambo en Laferrere sino educados señores que gastan su tiempo fumando en el Jockey Club.
Los restos del yrigoyenismo son perseguidos y encarcelados sin la menor mención de la prensa libre. Alvear vuelve de Paris y se consagra como jefe.
No vamos a referirnos a los hechos mas notables de la década infame como el pacto Roca-Runciman o la simpática anécdota de cuando Mister Follet-Holt sacó del primer cajon de su escritorio la Ley de creación del Banco Central de la Republica Argentina (esa que dice que el mismo debe ser independiente, es decir, influenciable por los poderosos, ante el aplauso de los economistas verseros) redactada directamente en ingles ante el Presidente de la Cámara de Diputados que muy apropiadamente se apellidaba Fresco.
Pero como el otro día lo vi a Gerardo Morales presidente del radicalismo hacer consideraciones acerca de la salud mental de Kirchner como antes se hacían sobre Yrigoyen, me gustaría recordar que el edificio en el que hablaba Morales, el Comité Nacional del radicalismo de la calle Tucumán fue obtenido como una coima a cambio de prorrogar contratos de compañías eléctricas.
La historia de los $1.200.000 pagados como coimas a los concejales radicales para extender las concesiones que vencían en los años 50 de la CADE y de la Italo (es decir que se trataron 20 años antes de su vencimiento) hasta el 2007 (que lío hubiera tenido Menem) esta llena de anécdotas de ese tipo como el pago anónimo del actual Comité Nacional de la UCR o el Concejal Savaresse diciéndole a Alvear que va a votar lo que el ordene, pero no va a cobrar la coima porque Alvear era nieto de un prócer que hasta tenia estatua, pero el era solo el "tano" Savaresse y no tenia otra fe que el partido.
De paso el radicalismo puede ofrecer una reparación histórica.
Vender esa casa producto de la corrupción, ingresar lo obtenido al Tesoro Nacional (nada de donaciones que puedan confundirse con politiquería barata) y entonces si, ponerse a dar clases de moral republicana con toda autoridad.
Buenas noches.

12 comentarios:

chubutense dijo...

Buenísimo el post. ¿Y viste que ahora están por pasar un nuevo especial sobre Palacios en la tele? Recuerdo que viejo siempre se indignaba cuando, de tanto en tanto, se pasaba algún informe sobre el bigote, ejemplo de virtud republicana y patatín y patatán. Toda una vida dedicada a luchar contra la democracia...

Lucas Carrasco dijo...

excelente, muy bueno.

El 4161 dijo...

Muy buen artículo. Gracias.

Mariano T. dijo...

Mi abuelo y su hermano estuvieron dos meses prófugos después de la anulación de las elecciones del 5 de Abril del 31. Les avisaron que venían por ellos, agarraron dos caballos cada uno y a volar.
Al principio en un monte de talas a orillas del río Areco, después en una isla frente a Baradero.
Y mi abuela mientras sufrió un allanamiento bastante brutal por parte de la policía de Lugones.

Yendo al tema, no es lo mismo denostar a un gobernante cuando el partido militar esta activo, que ahora.
Y los que tiene esos pruritos ahora, habrá que ver como se portaban en la época de de La Rua.

Néstor Sbariggi dijo...

Licenciado: Y eso que no existìa la tele entonces! Me pareciò que estaba describiendo la actualidad.

La convenciòn radical la trasladaron a Avellaneda para no reunirse en ese templo a la corrupciòn. Hasta la convenciòn que proclamò la fòrmula de Alfonsìn la hicieron ahi.

Y màs de radicales y cito de memoria asì que algùn dato quizàs se me escapa pero creo que vale. Damonte Taborda el padre de Copi
era diputado radical en la dècada del 30 y en un discurso se le escapa la frase "ese delincuente de Barcelò" el caudillo conservador de Avellaneda. Barcelò tenìa un operador en el congreso, un diputado medio dandy de La Plata cuyo nombre se me escapa que se levantò de su banca y fue directo a pegarle una soberana cachetada en pleno recinto dicièndole "Ud. no tiene un carajo que hablar" y no dijo nada màs. Se referìa a los avisadores que Barcelò le habìa conseguido mediante aprietes para su diario El Sol.

Excelente post Licenciado.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Lic., Baleno: Magnífico post.- Me imagino que algo similar podría exponerse respecto del presidente Illia y la forma vegonzosa y artera como fue atacado y ridiculizado por la prensa preparando el terreno para el posterior golpe que lo derrocó.- No concuerdo con Mariano T. en que porque ahora no haya alternativa para una salida militar, la intención de los ruralistas no pueda ser golpista.- De hecho lo mismo decía Rico con sus carapintadas acantonados en Campo de Mayo.- El solamente quería que cambien al Gral Ríos Ereñú.- No jodamos.- Tres presidentes fueron derrocados en los últimos años en Ecuador mediante acciones directas como las que hemos visto estos últimos meses en la Argentina.- Otros tres en Bolivia.- Uno en Perú.- En la Argentina, Alfonsín debió renunciar antes de tiempo cuando le hicieron el golpe económico.- De la Rua debió afrontar una asonada parecida a la actual ruralista, pero cometió el error de declarar el estado de sitio, reprimir, matar a 30 personas y luego debió renunciar.- Quien sabe esta sea la explicación de por qué el Gobierno K haya preferido no reprimir a los delincuentes que cortaron las rutas y bloquearon las ciudades argentinas.- Pero, lo que comparto con el Licenciado Baleno es el profundo hilo conductor que hay entre los golpistas de 1930, de 1955, de 1966, de 1976 y de 1989, con los que hoy "odian" a los K con tanta fuerza y rencor que hacen todo lo posible para desestabilizarlos, aunque en el camino destruyan a su propio país.- Siempre fueron lectores de La Nación, derechistas creyentes en el Libre mercado, racistas, se creyeron "rubios" superiores a los "negros" y justificaron la violencia y la agresión.- Siempre que ganaron, el pueblo fue humillado, y pauperizado y el país retrecedió en su desarrollo.- Saludos, Patoruzú

Andrés el Viejo dijo...

Excelente artículo, Licenciado.

Elemaco dijo...

Lic. Baleno. Bue....nisimo!

Solo acotar muy al margen, sin animo de desmerecer el laburo, que las demostraciones por analogia pueden ser simpaticas y contundentes, pero en terminos lógicos son una falacia.

aunque claro, en realidad ud. no trato de demostrar nada...

Saludos

ayjblog dijo...

recien aterrizo por aca, clap clap clap

El Canilla dijo...

Más Clap clap clap

Lic. Baleno dijo...

Demostrar seria una palabra que nos queda demasiado grande.
Digamos, al pasar, que no creemos que la historia se repita... pero le gusta la coherencia.

Avallay dijo...

lic Baleno: una joya. Excelente. No se trata de demostrar, sino de como ud. dice, ver que la historia se repite dos, tres, cuatro...veces
Salutti