domingo, 24 de febrero de 2008

Frivolidad, pobreza y progresismo

Una de las cosas que se puede concluir del desalojo de los cartoneros en Barrancas de Belgrano es que mucha gente estimable y bien intencionada tiene una relación mas bien frívola con la pobreza.
La elevan de categoría económica a entidad cultural, ética, a una moral, un punto de vista, un modo de pararse ante el mundo.
¡Una cosmogonía particular tan respetable como cualquier otra señor!.
Revolver basura se vuelve trabajo digno y una alternativa válida a salir de caño a chorear a un gil que a lo mejor es un burgués kiosquero.
Hay que defender eso ante la posibilidad de que suceda algo peor me dicen.
No me convence.
Lo he visto en mucha gente, repito, muy bien intencionada (que malintencionados ya hay suficientes).
Un dirigente menor del justicialismo que conocí tenia tal veneración por los villeros que les justificaba todo. Desde las crueldades mas evidentes (como pegarle un corchazo a una vieja que vivía a 20 cuadras de la villa... en la zona "rica" de un barrio suburbano) hasta las conductas mas inocentes (pero igualmente hijas de la pobreza) como "el asado de falda es mas rico", una tontería ofensiva para el carnívoro nacional (incluyendo a muchos pobres que comprarían vacío si pudieran) .
Y lo hacia de corazón. El dolor que le producía que esa gente fuera despreciada y humillada lo llevaba a idolatrarlos.
Eso es comprensible desde lo emocional inmediato, pero razonando nos encontramos con una desmesura de signo contrario al racista, como si afirmar que todos los negros son superiores fuera mas verdadero que decir que todos los negros son inferiores.
Hagamos memoria como dice mi amigo personal Chiche. El piquetero es un hijo no deseado de la hiperdesocupación de los ´90. El trabajador tradicional hacia huelgas, el desocupado no tiene posibilidad de holgar, tuvo que cortar una ruta para hacerse visible.
Elevar el corte de calle de acto desesperado a opción de lucha no es un avance, es un retroceso. Lo prueba el resbalón de la UOCRA en diciembre.
Cuando hay una impostura de la desesperación, cuando no es genuina se termina en el ridículo.
El villero fue el hijo no deseado del deficit de viviendas, la vivienda en la ciudad es cara y la población crece mas mas que la construcción, pretender que la villa es una cultura, naturalizarla como opción, luchar porque se queden donde están (!!!) no me parece que le haga un favor muy grande a quienes tienen un pozo por baño. Mas bien les pone un salvavidas de plomo.
Los cartoneros son el resultado de la crisis del 2001, y por lo tanto de la desesperación por la subsistencia.
Cuando yo era chico había un botellero por barrio que hacia ese trabajo, era un personaje mas, aunque nos dábamos cuenta que era pobre, no era miserable y si alguna vez lo acompañaba el hijo en el carro este no se ensuciaba las manos, acompañaba al papa al trabajo como lo hemos hecho casi todos alguna vez.
Otra vez. Pretender congelarlos en esa situación, reclamar por el tren blanco, "centros de reciclaje", hablar del servicio que prestan sin ART, sin Obra Social, sin vacaciones, sin limites de tiempo ni de esfuerzo, ni de edad, hasta que venga uno mas grande y le cope la calle a otro a fuerza de trompadas es la típica frivolidad de clase media progre que ve imágenes idílicas donde uno, insensible como es, solo encuentra miseria.
Y no solo económica.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

>Baleno. Lo felicito lo que escribió es excelente de verdad.

Diego F. dijo...

Me gusta el post Baleno, y creo que sale de la buena leche. Pero tengo algunas objeciones que paso a detallar, sin caer en la postura de su amigo del justicialismo.

Yo creo ante todo que el hambre justifica muchas conductas que de otra manera no serían aceptables. Ojo, no justifico el balazo a la vieja que vivía a 20 cuadras de la villa, pero no estaría de acuerdo en entender el hecho como que "el señorito villero, amparado en su inimputabilidad por su condición de tal, salió a matar porque tenía ganas". Hay todo un proceso de una vida de duración que produce individuos cuya vida no vale nada y para los cuales la vida no vale nada. Son personas que nacen y mueren fuera del sistema.

Marx afirmaba que todo (política, ideología, etc) surge de las relaciones materiales de las personas y los medios de producción. Podría ser un buen punto de partida para un análisis: ¿cómo son las relaciones materiales entre los excluidos del sistema? y ¿qué medios de producción están a su alcance?

Se puede observar un sistema paraestatal, paralelo que reemplaza al Estado (un ejemplo extremo sería las favelas de Brasil, donde los narcos constituyen un Estado paralelo). Dicho sistema produce individuos; así como la educación de clase media y alta producen determinados individuos con determinado patrón de conducta, este "sistema paralelo" produce individuos con otro patrón de conducta. Esto implica otra cultura, otra ideología, etc.

Digo todo esto porque más allá de los casos particulares y todos los matices que se quieran incluir, estos grupos humanos crean ese sistema paralelo porque el sistema "posta posta" los deja totalmente afuera; sin acceso a comida, trabajo, educación, cultura. Entonces es natural que aparezcan otras formas de organización.

El gran problema es que no hay políticas de integración de esa cultura desde el Estado (a pesar de los diferentes signos ideológicos). Los dejan afuera, entonces se adaptan como pueden.

No coincido con que el piquetero es un hijo "no deseado" de la hiperdesocupación. Yo creo que son productos deliberados. La reforma del Estado en los 90's apuntó a excluir personas sin darles una red de contención. No fue un descuido. Una sociedad donde la mayoría queda afuera, es fácilmente controlable por mediocres. Una sociedad donde todos están incluidos es muchísimo más dificil de controlar (y mantener el poder y los privilegios).

Con respecto al desalojo en concreto está claro que fue un mensaje: el hecho de meter todas las pertenencias en camiones de basura y compactarlas frente a sus ojos es claro. La política del macrismo y secuaces para con la exclusión, es mantenerla afuera de la ciudad. Y cuando dicen "combatir" a la pobreza, no lo dude, lo dicen literalmente.

Abrazo y perdón por las ramificaciones y divagues.

Lic. Baleno dijo...

Coincido en mucho Diego.
No se me escapa que es un borde peligroso entre la justificacion mas o menos comoda de cualquier cosa y la condena rabiosa con ganas de expiacion del lector tipico de La Nacion.
Pero no nos pueden estar siempre tironeando entre extremos. Si el delincuente es un producto de la sociedad o una especie de anomalia social irrecuperable o algo intermedio lo discutimos despues de evitar que le pegue un tiro a un tipo que reparte galletitas en una camioneta.
Porque sino no vale la pena ni discutir.
Yo digo que pensar en el problema es mil veces mas util que tener el discurso correcto y agradable que todos podemos repetir.
Recien veia en Cronica TV en Monte Chingolo como un grupo de vecinos le impedia a otro ocupar un terreno... ahi no hay vecinos de Belgrano, en Monte Chingolo no hay nadie salvado aunque tenga su casita de material, cloacas no tiene seguro.
Uno de los que ocupaban decia: -Yo vivo en la calle...
Y otro vecino le decia: -En que calle vivis? porque jamas te vi en la calle...
Causaria risa sino fuera tan tragico.
Un abrazo.

Diego F. dijo...

Baleno: "Si el delincuente es un producto de la sociedad o una especie de anomalia social irrecuperable o algo intermedio lo discutimos despues de evitar que le pegue un tiro a un tipo que reparte galletitas en una camioneta."

Es cierto, en este caso coincido en que primero frenamos el tiro. Pero una cosa es un disparo, otra muy diferente un acampe. Digo, si la cuestión es frenar el acampe la cuestión era tan sencilla como presionar a TBA para que reestablezca el servicio. El problema es que somos grandes y sabemos que Macri (y sus acólitos) no buscan para nada eso, el mandato político es barrerlos (prueba de esto es el proyecto para impedir que entren a la ciudad).

Ahora que releo me doy cuenta que estamos mezclando criminales con cartoneros que acampan. Creo que para ambos cláramente son -no ya peras y manzanas sino- tomates y salchichas... Si los cartoneros a quienes se les niegan derechos constitucionales elementales, para reclamar tienen que cometer una falta ya que no hay canales de diálogo abiertos con el poder político, no lo podría equiparar a un delito o un crimen. Poner el eje en si violan una norma menor, omitiendo el problema de fondo, que es que si estos tipos están como están es por una falta mayor del Estado (y que encima no pretende ni esboza solucionar el problema), para mi es un error grave de análisis y juicio en el que están cayendo muchos periodistas y analistas políticos.

Ud sabe Licenciado que este gobierno no me simpatiza, eso no es novedad, pero si me pongo del lado de los cartoneros es porque estoy convencido que el problema de fondo es la falta en la que incurre el Estado para con ellos, generando seres que no acceden a algo tan básico como la dignidad y una vida sana.

Abrazo!

PD: 100% con su opinión sobre lo de monte chingolo...

Gerardo Fernández dijo...

Alguien lo tenía que decir!!!!
Admiro su lucidez, su honestidad y su guapeza.

Preciado dijo...

Baleno, confieso que debí leer dos veces el post. Le recomiendo a otros que también lo hagan antes de escribir algo acá o putear al licenciado por teléfono. Ahora sí puedo decir que comprato algunas de las cosas que dice, pero -igual que los progres que critica- se queda corto mi amigo, porque "mientras tanto" ¿que hacemos?... ¿les mandamos a la Infantería para que prenda fuego las chucherías que tienen? ¿los deportamos a Garín o a Jose C Paz y les negamos la visa para que no vuelvan a Capital nunca más?
saludo

Lucas Carrasco dijo...

venía pensando lo mismo que Gerardo dice luego: alguien lo tenía que decir, pero Diego me hizo pensar. Es un tema difícil.Pero un enfoque muy certero y que lleva a cuestionarse, es decir, un enfoque al fin de cuentas sensible y crudo.
Saludos.

Lic. Baleno dijo...

No che, puteadas no que revelan impotencia, ademas afean el blog.
Preciado dice algo importante: Que hacemos? y yo no tengo prurito en decir que no se, que habra que abrevar en otras experiencias, me pregunto si algun progresista querra asomarse a lo que hizo Fidel Castro en Cuba con lo que aqui llamariamos villeros, escribi algo en la seccion "libros" pero soy el primero en reconocer que es insuficiente, me pasa lo mismo con otros temas como la reincidencia de los delincuentes, me dice un amigo que todos los paises fracasaron en ese tema.
Yo no lo se, pero hay que ser humilde y si no hay ni una experiencia exitosa habra que seguir pensando, tampoco las soluciones del tipo "para evitar los accidentes de transito se prohibira circular en automovil" porque de esas propuestas ya tenemos parecidas como la importada "tolerancia cero"... seamos humildes pero serios tambien cuando importamos una idea, prefiero arrancar en un crudo cientificismo y acercarme a la solucion que empezar con consideraciones politicas que me impidan acercarme al problema, no se son apuntes mientras me voy a cenar, pero es la pregunta importante: Que hacer? que sea efectivo, que no sea un slogan, que las consecuencias no sean peores que la solucion, etc.

Diego F. dijo...

¿Qué hacer? En estas condiciones existen millones de soluciones posibles. Literalmente. El problema es el enfoque que se le dá desde las cúpulas de los Ejecutivos respectivos (Nacional, Provincial y Local). En primer lugar hay que cambiar la dirección: en lugar de tomarlos como "ellos", tomarlos como "nosotros". Ese sería un buen principio. Mientras la exclusión sea un crimen... perdón, la exclusión ES un crimen; pero mientras la exclusión sea considerado un crimen cometido por el excluido, y no por el exclusor, no hay solución posible.

Ideas para cambiar esto sin ser Cuba, existen.. el tema es ¿estaríamos dispuestos a cuestionar los pagos de la deuda externa, contraida ilegalmente y fraudulenta en su origen como demuestra la causa Olmos? Parece algo inconexo, pero piensen que este año sólo en intereses de la deuda, sólo intereses, vamos a pagar el equivalente al presupuesto de salud y el de educación sumados.

Abrazo

Anónimo dijo...

Leyendo vuestros posts me vino a la memoria un caso, padre e hijo que viven en barrio ejercito de los andes ( fuerte apache para los medios). EL padre, pudo salir de la villa donde habitaba a partir del laburo del Padre Mugica, el como muchos otros llegaron a ese barrio, que iba a ser modelo. Hace poco recorriendo con el hijo de este tipo, producto deseado por un sistema que se basa en la exclusion y marginalizacion social, como bien decia uno de los post, veia los restos de lo que quedo. Un barrio que fue habitable y lindo en una epoca, ubicado convenientemente cerca de la General Paz, con colegio, centro comercial. Hoy cercado por gendarmeria, en estado de total abandono, con el olor a mierda que brota desde un sistema cloacal deficiente, y con una propia villa dentro del complejo. Un poco la imagen de lo que sucedio con nuestra sociedad en las ultimas decadas no?
De aquellos inicios, solo queda el recuerdo de los mas viejos y la cruz de la Iglesia, tallada por el propio Mugica, que es puesta en la entrada de la Iglesia siempre y cuando les toque en suerte un cura progre. Durante mucho tiempo la cruz estuvo bien guardadita, pero ni siquiera los curas mas conservadores osaron hacerla desaparecer. Asi, en el barrio conviven placidamente la cruz de madera, y el potrero donde carlitos tevez hizo sus primeras gambetas. Cual dos caminos, dos tipos de soluciones a la pobreza, el social, comunitario y el individual, del pibe que hoy brilla en europa ( ojo, no tengo nada contra Carlitos, es un buen tipo!!) En fin.

Me parece patetico lo que sucedio a pocas cuadras de mi casa hace unos dias, hay algo mas violento que ver como "el estado" te mete tus pocas pertenencias en un camion de basura?!!

Igualmente, creo que si alguna vez surgen soluciones a este drama nacional, vendra mas por el lado de los progres que por el lado de la derecha vernacula ( porque las soluciones de la derecha serian una especia de "solucion final" no?)

Saludos Licenciado y demas participantes.

Lic. Baleno dijo...

Podemos seguir discutiendo la deuda externa contraida por la dictadura civica-militar como si fuera 1984?
Si Alfonsin, Menem y De la Rua como legitimos representantes del pueblo (lo eran, lo eran) no impugnaron la legitimidad de la deuda no vamos a convencer a ningun tribunal del mundo que es ilegitima.
Esa batalla la perdio el pueblo argentino que privilegio la continuidad juridica del estado.
Es una tema de investigacion historica pero no me parece que pueda tener ninguna consecuencia operativa sobre los cartoneros de hoy y de mañana.

Saludos.

Diego F. dijo...

Baleno: Es que no es una discusión de 1984, es de hoy. La deuda fué investigada en las causas Olmos I II y III y se declaró ilegítima. De hecho hay una demanda a todos los presidentes de la democracia por seguir prolongando el delito (de manera que no prescribió). Mire esta entrevista al hijo de Olmos.

No es una cuestión histórica, es de hoy el problema ya que este año, insisto, en intereses pagaremos el equivalente al presupuesto de salud y educación sumados en un contexto de crisis social profunda.

Abrazo.