miércoles, 10 de agosto de 2016

Ser macrista hoy

La arenga olímpica de Marcos Peña a un grupo de militantes del pro en un hotel céntrico no alcanza a disimular las preocupaciones del elenco gobernante.
Una certeza recorre a la bandita de amigos que llego lejos: La prometida “lluvia” de dólares después de hincarse de rodillas ante los buitres no existirá. Lo externo no ayuda y lo interno es cada vez mas un territorio encharcado y pobre. Muerta la ilusión y perdida la apuesta a la suerte del principiante, la parte que juega a la política y no a los negocios del gobierno ensaya un giro que lo aparte de los postulados gorilas antigasto para enamorarse de la obra pública (a fin de cuentas el origen de la fortuna de los papás de todos los que tienen cargos ahí) y el shock de consumo de neto corte populista con el que se intentará revertir la recesión y, sobre todo, ganar votos.
El primer semestre ya es historia y las principales espadas políticas confían en que la recesión de los CEOS sea tan grande que produzca por reacción un dead cat bounce, aquel viejo apotegma económico que reza que "hasta un gato muerto rebota si se lo tira desde un lugar suficientemente alto" y que ese rebote llegue justo para la renovación legislativa del 2017, después que al gato se lo coman los perros. Ya habrá otros.
Casi desesperado Marcos Peña y se desgañita contándole a Macri (y a Quintana, a Lopetegui, a Caputo que gobiernan junto a Macri y lo consideran "un buen pibe para poner la cara") que hay que neutralizar al kirchnerismo haciendo populismo mientras se lo denosta públicamente.
A la estrategia no le falta astucia y grandes posibilidades de éxito. Si sirve para neutralizar al peronismo el gobierno no pagara costos por no cambiar pero precisamente por hacer populismo puede ganar votos donde ahora solo cosecha criticas. Resignar un poquito de ideología un tiempo para intentar seducir con gasto a quienes se resisten a votarlos. ¿Que gorila votara a la oposición peronista si el gobierno mantiene a los laburantes tranquilos con algún puntito mas de deficit fiscal? Es como la vuelta de Menem pero esta vez, (¡por fin!) desde un lugar antiperonista.
"Uds. saben que la guita que que le damos a los negros, al final, termina en sus bolsillos muchachos" deslizan lenguas políticas en los oídos de Paolo Rocca, de Magneto, de Pagani.
Los dueños de la Argentina cavilan: Aunque saben que es cierto, el negrito empoderado después se acostumbra al celular, al auto que ande, a conocer Cancun y cuesta bajarlos a la realidad de su derecho a 2000 calorías diarias y nada mas. La batalla, en el fondo, saben, siempre es cultural y no económica.
"Es un problema que se puede saldar hoy que están derrotados y dispersos" piensan. Mañana ¿Quien sabe?.
Continuará...
O no.

1 comentario:

Baleno dijo...

Baleno hable de los trenes, atorrante sinvergüenza.
Saludos