lunes, 16 de mayo de 2016

¿Entre canibales?

El cerco mediático no puede evitarlo.
Todos los días el conurbano bonaerense esta siendo sacudido por homicidios, secuestros o robos lisos y llanos. La banda de pitufos puestos en la calle por la gobernadora bonaerense ha tenido un resultado desolador. La imagen de mas policía en la calle, buena para el marketing, encuentra sus limites cuando estos chicos armados tienen que interactuar con los vecinos. Entonces se ve la gigantesca improvisación que hay detrás de esto.
En estos meses ha habido de todo. Policías que usan las patrullas como auto particular porque de paso le ponen nafta y las "muestran" en la calle. Policías que se niegan a detener ladrones porque han recibido la orden de no moverse de la esquina (?) Y hasta cortes de calle auspiciados por la policía como modo de prevención de robos.
En efecto, la calle Pelliza en Olivos corre paralela a un lado al Cementerio de Olivos del otro lado la llamada "villa Borges" que, como cualquier calle del conurbano norte cuenta con algún numero de delincuentes.
Como podrán suponer no hay mucha vías alternativas excepto que uno quiera transitar sobre tumbas. Algunos automovilistas denunciaron robos en esta calle en la seccional inaugurada con bombos y platillos en una esquina del cementerio del Olivos (ocupando una parte de una plaza de paso, pero bueno, se quejan si hacen y si no hacen uds. también...) y a estos muchachos lo que se les ocurrió fue... cortar la calle y que no pasaran mas coches.
Genios de la seguridad.
Si te roban en una calle la cortamos.