jueves, 16 de septiembre de 2010

Giojafrase: "Yo me cago en la Barrick"

San Juan, 16 de setiembre.- El referente de la organización ambientalista Greenpeace, Juan Carlos Villalonga, se manifestó conforme con el proyecto de ley que tiene media sanción de diputados porque “tenemos un brazo ejecutor como es el Ianiglia, que tendrá una responsabilidad, y en ella corre con su prestigio. Mas allá de lo que puedan discutir los legisladores, quienes deberán relevar cada metro cuadrado de la cordillera es esa institución”, apuntó Villalonga.

Villalonga circunscribió el voto positivo de diputados a cuestiones meramente ambientales. “Nos parece que al tema que surge de diputados no deben agregárseles connotaciones políticas, aunque estuvo cruzado por ellas. Nosotros no estábamos conformes con los proyectos anteriores, que eran estructuralmente lo mismo”, apuntó.

Acto seguido tomó la palabra el gobernador provincial, que aseguró que “creemos en el diálogo. Nosotros te contamos nuestra visión”, le dijo a Villalonga, a quien trató de “vos” durante toda la alocución, sin desprenderse de un particular estilo coloquial que tiene frente a algunos invitados y frente a la prensa. “No nos sentimos dueños de la verdad, pero representamos a los sanjuaninos que nos votaron con el 62 %”, sentó.

“Esto es San Juan”, le dijo al ambientalista, mientras señalaba un pequeño mapa colgado en la pared. “Mirá este mapita, en estos valles vivimos”, agregó, mientras daba datos poblacionales de cada uno de los vergeles sanjuaninos. “En esta zona que no tiene río, que se parece un poco a la pampa húmeda, pero no lo es aunque se vea verde. Eso es Valle Fértil”, añadió.

“En este Valle del Tulum vivimos nosotros, en este Valle que es el corazón de San Juan”, expresó. “De los 90.000 metros cuadrados de nuestra provincia, solo el 3% son estos valles que te mostré. ¿Sabés que es el resto?”, preguntó, retórico. “El resto es desierto”, se respondió, ante un Villalonga que asistía en silencio a la verborragia oficial. “Lo primero que quiero que entiendas es que no debe haber en la tierra alguien más interesado que nosotros en cuidar el agua”.

“¿Y sabés que significa esto?”, volvió a interrogar. “Esto significa que nadie, en ningún lugar del mundo como en San Juan, sabe lo que significa el agua como elemento vital, y que nadie, en ningún lugar del mundo sabe cuidar el agua como los sanjuaninos”.

“Además”, agregó Gioja, “no queremos que llueva, porque queremos que el agua venga del río, por las acequias, para que nuestras uvas sean lo que son, y nuestras verduras, y nuestras semillas”, agregó.

“Y por eso”, continuó Gioja, “creamos el Departamento de Hidráulica, que es de los más importantes de San Juan. Desde allí, año a año nosotros relevamos la nieve que cae, porque el recurso principal del agua del Río Jáchal y del Río San Juan es de deshielo. Por eso hemos hechos los diques que hicimos y estamos ahora tras Punta Negra, que nos permite regular el río”, apuntó.

“Nosotros, en uso de nuestras facultades institucionales, repito, sin sentirnos dueños de la verdad, pero sintiéndonos autónomos, sancionamos por unanimidad de todas las fuerzas políticas nuestra Ley de Glaciares, el 14 de julio de este año, y el 22 hicimos el decreto reglamentario que dejó constituido el Concejo de Protección de Glaciares, que integra cada sector político con un representante”, continuó, al tiempo que le ofreció “una copia para que la veas, y si querés te doy una copia del mapa también”.

Con movimientos de manos ampulosos, se quejó de que “resulta que se parece que somos unos perversos. Bonasso dijo que yo soy empleado de la Barrick, y ¿sabes qué?, yo me cago en la Barrick o en cualquiera, sólo pienso en los sanjuaninos”, se exaltó.

4 comentarios:

manuel el coronel dijo...

Aguante el goberna, ya un intendente del conurbano más a esta altura de los acontecimientos.

Greenpeace y P. Sur, un solo corazón!

Anónimo dijo...

Aguante Gioja. Yo no creo que estos tipos sean suicidas (los que gobiernan San Juan). Ellos deben saber muy bien que necesitan del agua para vivir, como así también que necesitan extraer la riqueza del subsuelo de su pcia. para darle trabajo a los habitantes de San Juan. El que gobierna sabe mejor que nadie que se deben buscar equilibrios entre la necesaria protección del ambiente y entre la necesidad de dar trabajo a la gente.
Los muñecos de Greenpeace (y muchos de los que se llenan la boca tirando mierda contra la minería) viven a muchísimos kilómetros de distancia de San Juan y no tienen la más puta idea de lo que es estar sin trabajo y tener que dejar el terruño por no tener perspectivas de futuro.

Saludos,
JP

Unfor dijo...

Buena esa.
Y que dice Greenpeace de la minería al estilo chileno?

Avallay dijo...

"connotaciones políticas" mamita... Andá a abrazar lengas, andá...