martes, 3 de noviembre de 2015

No tenga miedo, tenga cuidado

Una devaluacion brusca* tiene algunos aspectos positivos y otros negativos. Empecemos por los positivos: Al devaluar la moneda las exportaciones se vuelven más competitivas. Argentina puede volverse barata por lo que deberían entrar dolares del exterior en concepto de turismo (medio agarrado de los pelos este aspecto positivo) y puede mejorar el consumo interno de productos nacionales si se aumentan los salarios (un rodrigazo digamos, recordemos que el argumento principal del rodrigazo fue "sincerar" la economía, a veces la sinceridad es letal) ya que los productos importados van a encarecerse. Y mucho.
Los aspectos negativos son: Aumento de la inflación por la corrección de tarifas y precios al alza y depreciación de los ingresos.
Hay que andar con cuidado porque estas cosas se sabe como empiezan y nunca donde terminan. Gradualismo nao tem fim.

*Curiosamente para los países miembros del FMI (Argentina lo es, no tiene deudas pero es miembro) no se puede hacer una devaluacion mayor al 10% sin autorización del Fondo.

3 comentarios:

Norberto dijo...

No hay correlación entre devaluación y expos, si la hay con impos, pero solo el tiempo de demora entre la devaluación y la adecuación de los precios internos, sobre todo el salario, paro en eso habrá perdedores, muchos, y ganadores, pocos.
Al momento el mercado mundial tiene pocos compradores y a bajo precio, en esas circunstancias, lo único interesante es la sustitución de exportaciones mediante el mercado interno.
Nunca menos y abrazos

Jorge Lorenzi dijo...

Leemos del riñón del massismo que Mauricio Macri también le produce miedo.
Roberto Lavagna advirtió este lunes que el candidato presidencial de Cambiemos "piensa hacer una gran devaluación".
"Está diciendo una barbaridad técnica o está ocultando que el primer día de su Gobierno piensa hacer una gran devaluación o un gran endeudamiento", sostuvo al ser consultado sobre los dichos del líder del PRO sobre su intención de levantar el cepo luego de asumir.
Quien quiera oir que oiga.

uno dijo...

Dos ventajas no menores de una devaluación son el ahorro de dólares por encarecimiento del turismo en el exterior, y por encarecimiento de la compra de dólares financieros en general.

Gane quien gane veo inveitable una devaluación importante y/o endeudamiento. La tercera opción podría ser aumentar las restricciones, pero no parece viable políticamente.