domingo, 24 de mayo de 2009

¡El pueblo quiere saber de que se trata!

Manos anónimas deslizaron bajo la puerta el libro de la historiadora de la UBA Noemi Goldman "¡El pueblo quiere saber de que se trata! Historia oculta de la Revolución de Mayo" editado por Sudamericana hace ya unos meses.

El interés del libro reside en comprobar como en unos pocos años (los que van de 1808 a 1812) nuestros héroes (Saavedra, Moreno, Belgrano, Beruti, Castelli, etc.) se contradicen, se equivocan, arrugan, se mandan, la pelean, la ganan y la pierden llevados por la historia y unas ideas bastante
difusas acerca de la independencia y la soberanía.

Así se puede ver a los hermanos Rodriguez Peña haciendo malabares con las palabras para justificar como es la circulación del poder entre dios, el pueblo, el rey, las cortes, etc. A Belgrano y Beruti bancando a Carlota Joaquina para que los portugueses se metieran en el lio, a los ingleses manijeando la independencia, a las oligarquías del interior suplicando calma y cautela mientras conspiran. Todo suena tan cercano a la desprestigiada política cotidiana que asombra.
Si Belgrano hubiera muerto en 1809 seria considerado un agente portugués, si Moreno hubiera vivido unos años mas a lo mejor no nos resultaría tan jacobino como lo retrata la historia, en fin, no se hace tanto lo que se quiere sino la que se puede.

Leo en estos días que Robespierre le ofreció decenas de concesiones al Rey de Francia antes de cortarle la cabeza. Si Luis XVI hubiera dicho "oui" alguna vez Robespierre hubiera pasado a la historia como el salvador de la nobleza francesa. Luis era muy terco y no le quedo al buenazo de Robespierre otro camino que guillotinarlo.
La historia es mucho menos lineal de lo que parece, pensamos o nos gustaria.

Si el libro fuera leído por el dúo cómico Lanata-Pinti concluiríamos que "este es un país de mierda, siempre peleándose entre todos, ¿Donde esta el proyecto eh?, porque no se ponen de acuerdo y tiran todos para el mismo lado, muy bueno el programa" pero nosotros nos creemos mas sagaces y agradecemos la complejidad (que no es lo mismo que complicación) del libro.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Dos cosas, y las pongo por separado para que borres la primera. El segundo párrafo comienza con el penúltimo renglón; está desordenado.

Marcelo

Anónimo dijo...

Dos cosas, y las pongo por separado para que borres la primera. El segundo párrafo comienza con el penúltimo renglón; está desordenado.

Marcelo

Anónimo dijo...

El libro en sí no agrega mucho, me pareció casi mediocre. Pero si te ayudí a darte cuenta que los próceres nunca estuvieron unidos ni tiraron para el mismo lado, ni tuvieron demasiado claro sus objetivos, ni siquiera tenían demasiados objetivos en común, entonces sirve.

Porque esa es la realidad siempre. Los grupos políticos son rejuntes de subgrupos que tiran cada uno para su lado, buscan cada uno su objetivo y se agrupan si tienen los principales objetivos en común. Fue así en 1810, y será así en 2010. Quien es oficialista siempre tendrá algo que cuestionar al gobierno, siempre habrá algo en que no esté de acuerdo. En cambio, ser opositor es más fácil: estoy en contra de todo, y listo.

Si la historia siempre sirviera para estas pequeñas lecciones prácticas, sería una de las principales materias de estudio. Pero generalmente es una simple "lectura" de temas históricos, pasando por alto en lo posible lo que causa conflictos.

Marcelo

Lic. Baleno dijo...

Gracias. Maldito blogspot. Malditos, malditos todos!.

El hijo de Fierro dijo...

Hay dos libros que me parecen sumamente importantes para entender la Revolución de Mayo. El primero, un simpatico libro tradicional publicado en 1885 por Vicente Fidel Lopez, "La gran semana de mayo", que retrata literalmente, entre otras cosas, el momento decisivo en el que Beruti, en un salon del Cabildo, doblega la resistencia del síndico Leiva. El otro libro es una extraordinaria novela de Andres Rivera, "La revolucion es un sueño eterno", sobre la Revolución de Mayo, sus ilusiones y sus decepciones, la utopia y su fracaso, contados desde la enfremedad, la pobreza y la muerte del verdadero jefe de la revolución (truncada): Juan José Castelli.

El hijo de Fierro dijo...

En un fragmento, Rivera "le hace decir" a Castelli:

"¿Qué nos faltó para que la utopía venciera a la realidad? ¿Qué derrotó a la utopía? ¿Porqué, con la suficiencia pedante de los conversos, muchos de los que estuvieron de nuestro lado, en los días de mayo, traicionan la utopía? ¿Escribo de causas o escribo de efectos? ¿Escribo de efectos y no describo las causas? ¿Escribo de causas y no describo los esfectos?

Escribo la historia de una carencia, no la carencia de una historia."

Lic. Baleno dijo...

Porque no me gusta el libro de Rivera? Porque ese Castelli me parece de carton? No se, le obsequio el libro a quien me explique (de un modo verosimil) porque alguna gente esta fascinada con ese libro.

Avallay dijo...

Baleno;: usted no para de sumar. Primero cualquier libro que muestre las complejidades, bienvenido. No pude terminar el libro de Rivera (yo se que es políticamente incorrecto decirlo)
Salutti y gracias ahora me siento acompañado...

Anónimo dijo...

buoh... todavía hay que aclarar que lo de Vicente Fidel Lopez es literatura? (bien escrita, bonita pero relata las hechos como nunca pasaron y lo que es peor sin pruebas) Bartolomé Mitre lo refutó hace más de 100 años.

Anónimo dijo...

Buoh... Mitre como cita de autoridad, lo que faltaba.