sábado, 10 de mayo de 2008

Asi no Julio...

Las diatribas de Julio Blanck en Clarín resultaron sorprendentes.
Siempre lo leímos con interés. Parecía mas sensato y menos propenso a la literatura de ficción que su colega Van der Kooy que suele mezclar análisis fundamentados con divagues estrambóticos.
Pero con esta nota te fuiste al pasto.
"Alcahuetes", "resentidos", "falangistas", ese lenguaje que precede a la sangre (y mucho peor, a la justificación de la sangre) produce escalofríos y recuerdos del futuro. Un deja vu criollo.
Mientras en una nota de hoy se desprecia el discurso de Moyano en la Feria del Libro por considerarlo "de barricada" algunos editorialistas usan un lenguaje de cloaca mas cercano al comentarista medio de La Nación que a la expresión de ideas.

En fin, nos quedamos con este fragmento del excelente reportaje que le hiciera Alberto Lopez Girondo en Critica a Tristan Bauer. Capo di tutti capi de lo mejor que dio la television desde que existe el cable en Argentina y que es el canal Encuentro (algún día escribiremos sobre este canal que hasta ahora, esperemos que no se pinche, deja por el piso a NatGeo, el History Channel, y otros canales culturales).

"–Cuando me llamó Daniel Filmus para proponerme esto yo le dije varias veces que no, porque estaba seguro de que no se podía.

“Esto” es la dirección de Encuentro, el primer canal educativo de la Argentina. Bauer, entonces, trabajaba en la Universidad de San Martín y en el documental sobre el Che. Acababa de estrenar la película sobre la guerra de Malvinas. ¿Para qué meterse en problemas? No, no se puede, no se puede y a otra cosa.

Pero el rector de la UNSaM no opinaba igual. “Sí se puede, y es más fácil de lo que uno piensa, porque cuando uno tiene la idea y logra transformar la idea en una acción, se puede”. Eso dice Bauer que decía el rector. Y se metió. Ni siquiera, asegura, conocía a Filmus, lo que en cierto modo era una tranquilidad.

¿Qué dice ahora, cuando pasaron cerca de dos años de la propuesta?
–Digo que es tremendamente difícil, que yo a veces admiro mi voluntad, la paciencia que he tenido para hacer esto, porque es difícil la estructura del Estado. Muchas veces los organismos del Estado son vistos como focos de corrupción y nuestra meta fue la construcción de calidad. Lo primero que te aleja de la calidad es la corrupción, el amiguismo. El Estado es una burocracia de una complejidad dificilísima, pero sí se pueden hacer las cosas, sí se puede mejorar la educación, si se puede hablar de una nueva cultura. Es un esfuerzo brutal, hay millones de resistencias, pero se pueden hacer las cosas. Me parece que desde el Estado se podría hacer mucho más.
–¿No le bajan línea desde arriba?
–El único impedimento que tenemos es el de los recursos económicos, por eso busco coproducciones y esas cosas. Pero desde el punto de vista ideológico, mágicamente cero, increíblemente cero, por lo cual yo tengo un enorme agradecimiento


“LA GRILLA NO ES LA ÚNICA BATALLA”

Apenas al mes de emitir por canal 7, la programación de Encuentro en la franja de 19 a 20 alcanzó 1.4 puntos de rating, es decir 140.000 personas. El documental que Bauer hizo con Miguel Bonasso sobre Evita, emitido por televisión abierta, midió casi 20 puntos.
En una entrevista al diario La Capital Tristán Bauer se preguntó si Encuentro podría alcanzar ese rating. Y se respondió: “Yo digo que con mucho trabajo y con muchos años se puede lograr. El poder de la televisión comercial es gigantesco: un programa pésimo, que no genera ningún interés, por el sólo hecho de estar en una pantalla como la de Telefé, mide seis o siete puntos. Por el contrario, cuando nosotros ponemos al aire una excelente entrevista con Julio Cortázar, medimos con suerte un punto de rating. Ahora bien, esa misma entrevista puesta al aire por Telefé te mide ocho puntos. ¿Por qué? Porque las grandes señales comerciales realizan de manera brillante sus productos –no son ninguna televisión-basura– y son acompañadas por todo un imaginario construido durante años”.

Algunos de los programas de Encuentro ya fueron premiados por la Asociación Argentina de Televisión por Cable. Y hace unos días el canal celebró su primer año de transmisión. Hubo una fiesta y hubo anuncios sobre programación y sobre la futura sede en lo que fue parte de la ESMA. Para Bauer había algo más que decir de lo que apareció publicado. Porque la referencia precisa del aniversario es más bien un dato difuso. Por eso este tramo de la conversación comienza con cierta ironía del documentalista y va en crescendo hasta casi el final, con moto. Subido a la moto.

–¿De qué aniversario estamos hablando? ¿De cuándo logramos subirlo al satélite y de cuándo los cable operadores lo pusieron en la grilla?–, pregunta malicioso.
–¿Cómo fue esa historia?
–El día que Encuentro llegó al satélite, a 12 mil kilómetros de altura, fue el 5 de marzo de 2007. Pero hubo un proceso de un mes aproximadamente en el que nuestro trabajo básicamente fue tratar de que los cable operadores lo colocaran en la grilla en el número que habíamos pedido. Tuvimos dos grandes peleas: una para lograr que lo pusieran y otra para que lo pusieran entre el 2 y el 15, como estaban obligados por ley nacional. No debe ser casualidad que en estos momentos la batalla de los operadores sea también por el dibujo de la grilla, sobre todo de la ubicación de los canales de noticias. O más específicamente del canal Todo Noticias, en plena disputa entre el Gobierno y el Grupo Clarín. Es lo que le pasó al canal Encuentro –cuenta Bauer– que tuvo que recurrir al máximo nivel del Ejecutivo para que los cables no ubicaran al canal en el número 60 o más, como amenazaron. Gran parte de la difusión que tuvo el canal educativo se debe al sitio privilegiado que consiguió. De esperar alguna generosidad cultural de los grandes medios lo anunciaran, Encuentro hoy sería un destello entre remoto y desconocido. –Lo que puedo decir es que hoy estamos en la mayoría de los cables y en más de cinco millones de hogares. Nuestra expectativa es transformar a Encuentro en un canal de aire como primer objetivo de esta nueva etapa, para llegar a todos.Creo que en este año hemos dado un paso pequeño pero importante.

–¿La madre de todas las batallas es por la grilla?
–Te puedo decir varias cosas. Como ciudadano me siento avergonzado y creo que como pueblo debemos sentirnos avergonzados de que la Ley de Radiodifusión que nos rige siga siendo la ley de la dictadura sangrienta de Videla. Han pasado 25 años de democracia y todavía los argentinos no hemos logrado formular e implementar una nueva ley, sobretodo con los cambios tecnológicos que hubo en los últimos tiempos. En cuanto al reordenamiento de la grilla, es insólito que algo que es natural y debe ser normal y habitual sea tomado con semejante fricción. A mi me parece también vergonzoso haber permitido que un monopolio se adueñe del sistema de cable. Que Cablevision y Multicanal manejen el 80 por ciento de los cables me parece una verdadera vergüenza.
–¿Qué sería lo normal?
–El ordenamiento natural es que los canales de noticias estén en un lugar, los canales de aire en el otro, los canales de deporte en el otro, los canales de documentales en otra franja de la grilla. Que el Grupo Clarín, aprovechando que es monopólico, haya colocado la señal de TN entre Telefe y canal 13, los canales de mayor rating, es un privilegio. Y que hoy siga sosteniendo y defendiendo esa señal de privilegio me parece una vergüenza. Me parece una medida de absoluta justicia este nuevo ordenamiento y lo que debe corresponder parece un exabrupto de parte del Estado o así se lo quiere poner. Pero no es la única batalla."

6 comentarios:

Yaya dijo...

Algo pasó para que Blanck haga eso. Es socio de Adrián Kochen, el gurú de imagen de Néstor y Cristina, quien ya cometiera un desliz al asesorar a telerman en la campaña del año pasado. ¿Se habrá roto la pareja? ¿O Clarin pudo más que el socio?

escriba dijo...

Cómo pega Baleno. Muy bueno el post.
Saludos

Gerardo Fernández dijo...

Asumo que a veces me fascino con las visones más pedorramente conspirativas de la historia. Quizá por eso es que sospecho que este vómito de Blanck responde a una escalada de Clarín que está mandando a sus principales espadas al campo de batalla.
En personal, nunca me lo banqué: Ya en "Confrontación 86" un programejo donde participaban las juventudes políticas del MOJUPO y este muchacho era uno de los tres conductores, me parecía un tipo jodido y escondendor. No casualmente hizo la carrera meteórica en Clarín ¿no?

Roberto dijo...

Gracias por el reportaje a Bauer, que se me había pasado. Encuentro es uno de mis puntos fijos, sobre todo porque las señales internacionales de documentales están cada vez más volcadas al show.
Este mes recomiendo ver los martes el documental "Promesas" con chicos palestinos e israelíes. Una joya.

Anónimo dijo...

muy buenos los chicos palestinos en el documental que pasa ahora Promesas. los chicos son totalmente argentinos. Los israelies, nada.

El Canilla dijo...

Buen post, pero lo más interesante es que un creador , como Bauer ( que no por nada es campesino, está asignado a sembrar , cultivar y cosechar)puede hablar de los aspectos mas revulsivos del poder y las comunicaciones.
Porque negociar la grilla, antes que un tema de contenidos y de posiciones ideológico-culturales es un tema de PODER, liso y llano.
Y debe comprenderse que redefinir la grilla, generar una nueva ley, moderna y democrática que defienda los intereses del Estado es un primer paso necesario e importantísimo para luego dar la lucha por los contenidos.