viernes, 28 de julio de 2017

"Neo" liberales, ¿Por que "neo"?

Un error común, producto de una confusión semántica que no vamos a historiar, es considerar que el neoliberalismo tiene algo que ver con el liberalismo.
 Los liberales (clásicos) buscaban disminuir los roles del estado, eliminar sus regulaciones, limitar su influencia y que no entorpeciera los negocios privados. Los neoliberales no quieren hacer eso con los estados sino que buscan transformar al estado en herramienta para sus negocios y hacer que lo estatal funcione en su propio beneficio.
Por eso promueven legislaciones a medida (que no son siempre quitar regulaciones, sino mucha veces ponérselas a la competencia o acomodarlas a su gusto) y hacerse con partidas presupuestarias publicas para su usufructo privado. En suma, que el gasto publico financie el desarrollo de sus empresas privadas (hola Clarín, Edenor y Edesur "low cost", etc.).
NUNCA, entiéndase bien nunca, mas allá de los discursos para la tribuna, hay una disminución del gasto publico sino una reversión de ese gasto y no pocas veces (como en Argentina hoy) un aumento casi suicida. Arriesgo mas, en ciertas condiciones una disminución del gasto publico seria una medida progresista.
Esto, porque aquí no hemos inventado nada, es lo que los ingleses han llamado Crony Capitalism o como lo conocemos en Argentina, capitalismo de amigos en que el éxito en los negocios depende de una estrecha relación entre los empresarios y los funcionarios gubernamentales. No se si conocen algún caso.

El Crony Capitalism se muestra en la arbitrariedad en la distribución de permisos legales (hola Clarín y low cost otra vez), la arbitrariedad en las subvenciones del gobierno (en Argentina sobran ejemplos empezando por el correo) y regímenes impositivos especiales (también sobran ejemplos especialmente en agro y minería).
El neoliberalismo entonces no consiste en desarmar el estado benefactor sino en cambiar los beneficiarios.
Cuando los EE.UU. invadieron Irak iniciaron una campaña de privatizaciones masivas en favor de empresas norteamericanas (lo que es lógico en el marco de una invasión y colonización) pero ademas crearon una constelación de empresas de seguridad, transporte y servicios que, en Irak, que tenían como único cliente al gobierno de los EE.UU.
Nadie se animaría a llamarlas empresas estatales, pero la verdad es que teniendo al estado como único cliente cuesta enmarcarlas en las reglas de juego, clásicas, del capitalismo (hola, en Argentina, casi todas las constructoras que salen en los diarios).
Habría que estudiarlo (si el Conicet no cierra) pero ¿En cuantos casos el estado no solo se hace cargo de un costo sino que ademas del costo se hace cargo de la ganancia empresarial?. Es decir, el estado paga la obra y la obra la usufructa un privado (rutas argentinas) o el estado paga la inversión y cobran los CEOS (trenes, subtes...)
Creer que vienen a desarmar al estado es un poco ingenuo, en realidad vienen a ponerlo a su servicio.

10 comentarios:

Tilo dijo...

Es decir, el Estado, considerado como la suma del poder en las decisiones con respecto a un determinado país con una determinada población que disfruta o sufre de diferentes condiciones de vida, debe ser el ADMINISTRADOR, el REGULADOR, el ESTABILIZADOR, el GARANTE de que se legisle en base a esos principios, se ejecute y cumpla teniendo en cuenta especialmente el mejoramiento de las condiciones de vida de TODA la población y que las leyes sean aplicadas con JUSTICIA y EQUIDAD a TODOS y a TODAS.

La FIEBRE AMARILLA que nos atacó a partir del 22 de noviembre de 2015 ha trastocado absolutamente esa situación ideal, convirtiendo al ESTADO - merced a sus estratégicos integrantes - exclusivamente en CÓMPLICE de la más desvergonzada manifestación de poder fáctico de la que tenga memoria.

Y lo que dá a esta lamentable situación ribetes de absurda tragedia, es que LA MITAD MÁS UNO de los integrantes del padrón electoral que cumplieron con su obligación/derecho a votar, ELIGIÓ esa opción.

Anónimo dijo...

Excelente post.

Germán dijo...

Hoy me levanté a la mañana y le mostré tu página a mi hijo, le dije: "Ves Santi?, aca tenes el ejemplo de un tipo que no creció".
Saludos, Pascu.

Germán

rib dijo...

cualquier orden civil que postule la diferenciación entre
el estadista de hobbes y el ciudadano de rousseau
es y será naturalmente conservador

incluso el intercalar la corporación al modo fascista
de ninguna manera supera esa diferencia
sino que crea otra diferencia

ni hablar de la práctica sadomasoquista mediatica de hoy
que no es más que el grado cero de la política
o sea es decir la policía

el idealismo político liberal busca ... la igualdad claro

Anónimo dijo...

Mira si vas a tener un hijo German...

Olga dijo...

Políticos como Massa dicen que "está bueno" que Magnetto acumule mas y mas poder, porque ahora la competencia es "a nivel mundial".
Tal vez significa que cuando Magnetto pierda dinero, tendrá que resarcirlo el estado (nosotros).
Eso si, las ganancias de Magnetto son para Magnetto (no para nosotros).
Si, es verdad. El estado liberal siempre funcionó así. Nada de neo.

guillermo p dijo...

El liberalismo al que te referís tuvo su apogeo en el S XIX.
Pretendía (tapando sus contradicciones) amalgamar las consignas de la Revolución Francesa con la visión de Adam Smith (un genio el escocés).
Su teoría económica partía de la tesis del Valor Trabajo.
Pronto fue evidente que el análisis conducía inexorablemente al repudio del liberalismo económico.

Aquí aparecen los Marginalistas, Austríacos walrasianos,Cambridge. Su tesis del Valor Utilidad, la amputación de "política" a la palabra "economía" (Marshall), La pretensión acorde al positivismo y darwinismo de la época de darle a la economía un estatus de Ciencia. (Status que por otra parte toma como modelo a la Cs. formales: Dame una serie de supuestos (axiomas) por más absurdos que parezcan, total después los levantaré de a uno (¿seguro?), un análisis deductivo en base a aquellos, una matematización primitiva (dos siglos, Newton y Leibniz, sin quitarles una pizca de grandeza) y el omnipresente ceteris paribus y te resuelvo todo.
Así llegan a justificar el sistema, por ejemplo su justicia de que cada factor recibe lo que aporta en carácter de "productividad marginal", un análisis que no resistió ni la crítica de los propios economistas liberales.
Con la Síntesis Neoclásica que incorpora la Macro (Keynes, que en el fondo era uno de ellos) retocan y embellecen el modelo primigenio.
Ya no quieren hacer tanto énfasis en la Eqalitè porque darían pena, Von Hayek por lo menos era sincero.
Pero lo fundamental es que no reniegan en absoluto de ninguno de los postulados del Liberalismo. Son la misma mierda con el prefijo "neo" para alardear de sus progresos teóricos y su aplicación al Capitalismo Financiero Globalizado (-a- Consenso de Washington).

Tienen tanta cola de paja que algunos ya no se llaman Liberales sino Libertarios. En fin, como verá compañero no acuerdo con Ud.

Un abrazo

Lic. Baleno dijo...

No, no me refiero a eso.

guillermo p dijo...

Perdón Licenciado, pero con respecto al estado los liberales siempre cacarearon (SIEMPRE)pero siempre, como también ahora lo usaron en su favor.
Nada nuevo bajo el sol.

Lic. Baleno dijo...

En Argentina seguro. No se si hay excepciones en el mundo.