domingo, 10 de marzo de 2013

Dilma y Cristina tienen que levantar un muro contra el golpismo

El carioca Samuel Pinheiro Guimaraes es el embajador de Brasil en Venezuela. Es, además, el autor de un libro que Hugo Chavez solía citar y que, creo, es inconseguible en Argentina: "Quinientos años de periferia". 
Aquí parte del reportaje del blog brasileño Carta Maior.

CM - Maduro habló de un plan sedicioso con la participación de EE.UU. ... El periodista Kennedy Alencar informó que Dilma y Cristina se articulan para detener cualquier golpe ... 
SPG - No tengo información, pero me imagino que hay una gran preocupación por parte de los presidentes para que no haya un golpe de Estado. Esto siempre puede ocurrir, como en 2002. De repente vino el golpe. Un golpe se articula con discreción. Tienen razón en preocuparse si tienen información. Pero creo que es difícil en el corto plazo. En el mediano o largo plazo, entonces yo no lo sé. Es importante que Brasil y Argentina están atentos. Desalentar los movimientos golpistas es importante. Juntas, pueden influir poderosamente. El apoyo de ellas es necesario para el gobierno democrático. También creemos que la transición a las elecciones está asegurada. Habrá estabilidad en el corto plazo, el problema es el largo plazo.

CM - Si tuvieron el coraje de intentar un golpe de Estado contra Chávez, ¿por qué no intentarlo ahora sin él?
 SPG - Por supuesto, esto es lógico. Hay que tener en cuenta que la sociedad venezolana esta fracturada por los programas sociales, que llevaron conciencia a las masas y, al mismo tiempo, provocaron la reacción de las clases alta y media alta. Las minorías saben que por las urnas es difícil llegar al poder y aparece como una tentación permanente llegar por fuera de las urnas.No sé con seguridad si hay sectores con fuertes planes de golpe, pero si hay soldados que no les gusta Chávez, no me sorprende. Esto ocurre con todas las élites. Así que considero importante que las milicias populares estén dispuestas a defender al gobierno para compensar el poder de los militares.

CM - El nuevo secretario de Estado, John Kerry, se viste de paloma. ¿Va a ser menos hostil que Hillary? 
SPG - Parece casi imposible ser más hostil que Hillary, pero la política exterior de EE.UU. trasciende el carácter personal de sus empleados. Hay un principio permanente que es el castigo, incluso muchos años después, a los países que no se ajustan a los designios de Washington. Cuando un país no cumple con este marco, y lo hizo Venezuela, será la víctima de una política que yo llamo vengativa. Recuerdo cuando Bush invadió Irak por muchas cosas. Para él, había un sentimiento personal. Bush llegó a decir que Saddam quería matar a su padre. Lo mismo sucede con Irán, porque invadieron la embajada y, peor aún, los iraníes tuvieron la audacia de dar los nombres de los informantes iraníes que trabajaban con la CIA. Eso, Washington nunca se lo perdonó. Lo mismo se aplica Venezuela. Creo que Washington nunca perdonará la actitud de Chávez. 

CM - Soberanía equivale a irreverencia ...
SPG - Venezuela fue una provincia petrolera de EE.UU. durante décadas. En la Segunda Guerra Mundial fue el mayor proveedor de petróleo aliado. Eso dio origen a una clase dirigente muy ligada a la industria petrolera y a Washington. Colombia y Venezuela son la clave para el sistema norteamericano, el Mediterráneo americano. Chávez puso fin a todo eso. Dio vuelta la cara a los Estados Unidos y regresó a Brasil, se unió al Mercosur y rechazó el ALCA. Eso, para los EE.UU., es imperdonable. 

CM - Para la derecha, el chavismo morirá con él.
SPG - El tamaño de Chávez es inmenso, pero no considero apropiado decir que era el fruto de su carisma. Un autor alemán que vivió en los EE.UU., dijo que la gente no llega al poder porque tiene carisma, el poder es lo que les da carisma. Cuando Chávez llegó al poder en 1999, no tuvo la gran repercusión internacional que llegó a tener en la medida que fue desarrollando su proyecto. Ahora, tenemos que ver si con Maduro, madura (risas).

CM - El cesarismo, tal vez inevitable, del modelo bolivariano ¿agrava el vacío causado por la muerte del líder?
SPG - Los medios de comunicación son muy sensibles a las acciones del presidente o del primer ministro, sobrevaloran la persona, como si fuera necesario. Es falso, nadie gobierna solo, ya que representa un conjunto de sectores. Esto sucede en las democracias liberales y en las dictaduras. Por lo tanto, es un error pensar que el chavismo es nada más que la presencia de Chávez y no ver que este fenómeno tuvo un enorme respaldo de los sectores populares. Decir que Chávez era todo era una mentira de los medios de comunicación, que también inventó que la revolución no es democrática. En la Venezuela de Chávez hubo mas elecciones que aquí en Brasil, como dijo Lula. No hay periodistas u opositores detenidos. Si hubiera, sería una noticia permanente. Esa prensa creó la fantasía de que la revolución es un sistema basado en una persona y esto es falso. 

CM - ¿La larga agonía de Chávez dejó afianzarse a Maduro como su sucesor? 
SPG - Eso espero. No es fácil saber cual va a ser su capacidad para mantener dentro del proyecto a los sectores populares, los partidos políticos y las fuerzas armadas. 

CM - Como representante del Mercosur (hasta julio de 2012), ¿pudo hablar en profundidad con Chávez?
SPG - Con Chávez hablé un par de veces. Él constantemente citaba un libro mío que se considera muy importante. 

CM - Parece que está ejecutando un ataque preventivo contra Maduro cuando los medios anuncian que debe haber una "inevitable" ajuste del gasto público. 
SPG - Los medios de comunicación internacionales y las organizaciones financieras internacionales repiten a coro que se necesita hacer un ajuste, controlar la inflación o una catástrofe vendrá. Todo eso es falso. Basta con mirar a los EE.UU., donde nunca se habla de ello y donde hay un déficit comercial y fiscal absurdo. Es una religión disfrazada de discurso económico mundial donde a toda la política social se le llama populismo. En Brasil se habla de lulopetismo. 

CM - Las políticas sociales de estos 14 años de logros de Chávez ¿son irreversibles?
SPG - No lo creo. En Chile hubo un proceso avanzado y, con el golpe de 1973, se retrocedió. En Argentina, ocurrió lo mismo con el golpe de Estado de 1976. Si vuelve la derecha a recuperar el poder termina con la política pública de la redistribución de la renta. Todo comienza con campañas en los medios de comunicación, diciendo que la modernidad llegó, todo es mejor, que el populismo está diciendo adiós. En Venezuela, este discurso puede comenzar a utilizarse con el regreso de las clases ricas a descalificar a los programas de salud, el gasto estatal en la alfabetización, la retirada de los recursos de la Universidad de las Fuerzas Armadas y las misiones (programas sociales gubernamentales).Capriles (principal opositor en las elecciones de octubre de 2012) tenía más del 40% de los votos. Estos votos no son sólo las élites. Hay personas pobres se beneficiaron de los programas sociales que son ideológicamente conservadores. Creo que estos logros no pueden ser considerados como irreversibles. Por eso las clases dominantes quieren volver al gobierno, para revertir estos avances.

5 comentarios:

Musgrave dijo...

gracias por hacerme leer esta nota

Carlos G. dijo...

Esclarecedor reportaje.
Particularmente la última respuesta que parece dirigida a los que piensan y declaman que en nuestros países se han logrado "pisos" de los que ya no se puede bajar.

michimenea dijo...

Excelente, qué tipo lúcido que es este SPG!

michimenea dijo...

Aclaro que no tengo el dato que sea embajador de brasil en venezuela. Más bien creo que es José Antônio Marcondes de Carvalho

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo ! Saludos.