lunes, 7 de enero de 2013

Lo hubieras tirado al rio Ricardito...

La Presidenta de la Nación nos recuerda en su carta al actor Ricardo Darin que la historia tiene esa particularidad que a falta de mejores palabras la definimos como "estar siempre presente". Quevachaché.
Leíamos en agosto de 2006, después de un largo tiempo de sucedidos los hechos y con el delito prescripto...
“Yo estaba muy preocupada por ese tema, no sabía que hacer, lo compré de buena fe a un directivo de Celulosa que también lo compró de buena fe y me pasó lo que pasó. Estaba desesperada, y una vez después de terminar el programa lo fui a ver a (Carlos) Menem a (la Residencia Presidencial de) Olivos y le conté lo que me pasaba que ni siquiera tenía tarjeta verde, entonces me dijo “Susanita tiralo al río”. Lo llevé a una villa y lo dejé abierto, hasta dejé la llave puesta y no se lo llevaron. A los tres días lo tuve que ir a buscar”.