lunes, 1 de octubre de 2012

Eric Hobsbawn, el mejor de todos cierra su historia

Falleció hoy el mejor historiador de la revolución industrial y el capital. "La era del capital" e "Industria e Imperio" son libros fundamentales para entender que es eso que llamamos capitalismo.
Su obra critica (supercritica) sobre Marx y el marxismo ("Como cambiar el mundo") es valiosa por provenir precisamente de un marxista y, fue una grata sorpresa encontrar tantas coincidencias con las criticas que los peronistas le hacíamos hace años a Marx (al menos los que no tenemos miedo de ser confundidos con "macartos"). Dijimos en aquella ocasión.
"Con escrupulosa honestidad intelectual Hobsbawn revela que aunque Marx (y Engels) hacen acertadas descripciones acerca de la vida humana en el capitalismo, sus predicciones (sobre todo aquella acerca de que el capitalismo había creado sus propios sepultureros) ya pueden reputarse equivocadas.
El marxismo (de Marx) según Hobsbawn es una larga serie de malos entendidos y extrapolaciones. De escritos coyunturales adecuados a un estadio concreto del capitalismo. Fuertemente acotado geograficamente además. La critica clásica peronista al marxismo ("Marx se olvidó de toda la cuestión colonial") es retomada por Hobsbawn pero extendiéndola a todo el mundo "subdesarrollado".
El marxismo es una especie de deseo infantil de que las cosas no sean como son, una forma de pensamiento mágico. La idea es por demás mecánica: Los trabajadores han de sufrir tanto con el capitalismo que al final se rebelaran y se lo comerán con fritas. ¿Detras de esta afirmación que otra cosa hay mas que el deseo de tener una historia tan inexorable como facilonga que nos resuelve todo?.
Que quede claro. La sincera indignación que Marx y Engels sienten en la Inglaterra de las primeras décadas de la revolución industrial merece toda nuestra simpatía. Es emocionante que estos dos burgueses (y mucho mas Engels, el hijo de un empresario textil no precisamente menor que escribe "La situación de la clase obrera en Inglaterra") se enojen de tal modo ante la humillación a la que son sometidos cientos de miles de seres humanos, hombres y mujeres, ancianos y niños. Que de allí deriven tanto una ideología, como un partido de masas, una practica política y las leyes de la historia es una pretensión (que se ha demostrado es) desmedida." 

Se ha ido un estudioso tenaz, un critico consecuente, el mejor de todos.

11 comentarios:

DP dijo...

¿"Marx se olvidó de toda la cuestión colonial"? Supina ignorancia de la "crítica peronista". Hay escritos en Marx sobre Irlanda, sobre la dominación británica en la India, estudios sobre España (un "imperialismo menor", en decadencia) y sobre Rusia.
Por otra parte, el marxismo (Lenin, Trotsky, Luxemburg) le dieron aún "más bola" a la cuestión colonial, en la teoría y en la práctica: podés leer desde el conocido trabajo El imperialismo, fase superior del capitalismo, de Lenin; hasta los escritos de Trotsky sobre la segunda Revolución China (1925-27) y sus textos en México, donde acuña la categoría de "bonapartismo sui generis", para gobiernos como el de Cárdenas (e incluso el de Perón).

Muy mala crítica a Marx y al marxismo (infundada, desconociendo textos y toda clase de discusiones); que además pretende hacer la reivindicación del pragmatismo de la "real politik", típica del peronismo...

DP

Lic. Baleno dijo...

El problema de los textos de Lenin, Trotsky y Rosa Luxemburgo es que no los escribio Marx.
En los textos de Marx la cuestion colonial esta lejos, muy muy lejos de ser importante. Como me dijo un profesor marxista del pc (es decir, marxista en serio, no marchante con la SRA)"Si ud. tiene un camion de sandias y un solo melon, no puede decir que tiene un camion de sandias y melones".

DP dijo...

Ja ja ja! qué buen chiste! ¿Así que un marxista "en serio" sería... ¡el PC kirchnerista!!!? ¿Hablamos del partido "del banquero guevarista"?... ja ja!!!!!!!

En fin. Más allá de la alusión a la SR que no viene a cuento (no haga "la fácil" de acusar a quienes no marchamos nunca con la SR ni en 2008 ni nunca -los troskos del PTS nos mantuvimos independientes de los dos bandos patronales en pugna: el gobierno nacional y los sojeros con su "corpo mediática"-), esto ya lo discutimos hace un tiempo, el de ese post sobre el libro de EH (http://www.ips.org.ar/?p=4327). Y allí recordaba que hay dos compilaciones: dos “Cuadernos” de Pasado y Presente, el 30 y el 37, con textos de Marx y Engels, llamados respectivamente "Materiales para la historia de América Latina" (350 p.) y... ejem... "Sobre el colonialismo" (279 p.).

Por otra parte, es conocido que el plan de Marx para El capital era de varios tomos más que los publicados, y que entre ellos se incluirían los temas del Estado, el mercado mundial y... las colonias. Era un plan ambicioso, "completo", que no pudo terminar.

Por otra parte no tiene sentido (salvo alguno anti-teórico) sólo basarse en la obra de Marx para ser "marxista". ¡Y luego nos dicen "dogmáticos" a los marxistas!
La obra de Marx es una "obra abierta", con los hallazgos y límites de su tiempo. Es el nacimiento del socialismo cientítico, una "base" que debe "completarse" y avanzar con la teoría y la práctica posteriores. Tal como lo hicieron los marxistas del siglo XX junto a la vanguardia obrera combativa.

DP

Pincha Carioca dijo...

Respuesta maravillosa! "El problema es que no los escribió marx".
Los escritos sobre India y Rusia muestran el fuerte eurocentrismo de Marx. No son el mejor ejemplo para defender al barba. Podés leer lo que escribió sobre Bolivar o Haití y es como si lo hubiese escrito Tocqueville. Hobsbawm realizó convivió con indígenas y campesino italianos, recorrió, se referenció en Marx y lo cuestionó para hacerlo crecer. No para negarlo o refutarlo. Esa es la tarea de un marxista y no defender los textos sagrados.

Pablo dijo...

"Socialismo científico". Los muchachos atrasan solo unos 100 añitos. Las poblaciones, para estos "científicos", serían unos animalitos de laboratorio a los cuales hay que ordenar según las leyes científicas que solo ellos conocen "verdaderamente". Siempre con teorías rígidas provenientes de Europa.

El Canilla dijo...

Interesante discusión. Hobsbawm era un buen materialista histórico. Y como era un gran histórico, hizo mucho para mostrar en la historia la cuestión de la materialidad. Y entre ellas , es central la cuestión de la propiedad de los medios de producción, por lo que en ese límite, en el infinitésimo ,hay una cuestión ideológica a resolver con el tema de la propiedad privada vs la propiedad social de los medios de producción. Y como es una cuestión ideológica, necesariamente debe derivar en práctica política. Eso y no otra cosa es lo que mira don Gramsci no?. Las disputas entre leninistas, trotskystas etc van por cuestiones teórico-metodológicas que pueden ser más que interesantes. Pero eso no quita que el carloncho no dejara de ser un centro-europeo positivista digno hijo de su tiempo. ( recordemos don DP que la revolución sería posible en Alemania o Inglaterra por el grado de avance de su clase obrera y las enormes contradicciones que se generaban). El método de su discurso,el pensamiento crítico, es para mi más que valioso, y , en esos términos , el inglés de los huesos fue un enorme aporte para el conocimiento sobre lo social, que no responde a una fórmula. Perdone la extensión , Don Baleno, pero el cruce de espadas me hizo pensar.

Buenosdias dijo...

Creo que tienen que discutir que hacer cuando los pitufos adquieran conciencia de clase el día que descubramos a los pitufos.

Mas allá de sus concepciones sobre el marxismo, este hombre nos acerco a la historia a unos cuantos burros como yo que no sabíamos ni que era la crisis del 30.

Anónimo dijo...

¡Excelente Pascu!

Bestiario.

Punto de desequilibrio dijo...

El marxismo no sólo "está vigente en las universidades y en el mundo académico", donde en realidad, en la mayoría de los casos se ha desmembrado su pensamiento y su cuerpo teórico en distintas teorías que se han desmembrado, y por lo tanto perdido lo característico del pensamiento marxista: ser la unidad de una concepción del mundo, como crítica a la economía política y a la teoría política, teoría de la experiencia del proletariado, y como arte de la estrategia. La verdadera vigencia hay que buscarla en el legado de Trotsky, que combatiendo contra quienes querían transformar el marxismo en "herramienta de concentración de poder para los gobernantes de los nuevos estados" desarrolló una teoría de la revolución internacional, incorporando los problemas coloniales, la lucha contra el imperialismo y la revolución en las potencias, en un marco estratégico integrado. Antes de la (trillada) "critica clásica peronista al marxismo", este pensamiento mostró que sólo desde el marxismo (un marxismo que respondiera a los problemas de una época que Marx no vivió, y no uno que trasformara sus teorías en letra muerta, aunque el propio Marx fue anticolonialista como muestran sus últimos escritos, y numerosos fragmentos de El capital) puede articularse una estrategia de lucha contra la opresion nacional que sólo puede ser dirigida hasta el final por la clase trabajadora. Los movimientos nacionalistas burgueses en todo caso han llegado a aprovechar la energía de la clase trabajadora, y sus organizaciones, como base de maniobra para regatear los términos de la opresión.
Cierto, en la práctica de muchos grupos el de Trotsky se ha transformado en un "legado de poco uso", pero su actualidad se puede ver hoy en el hecho de que las corrientes más dinámicas del sindicalismo de base antiburocrático se referencian en su estrategia y programa. No hay ninguna metafísica del tipo de la sugerida por Baleno sobre una "historia inexorable" (tal vez en alguna lectura socialdemócrata o estalinista, pero no en los principales dirigentes revolucionarios del siglo XX, como Lenin, Trotsky, o Rosa Luxemburgo, ni en Marx o Engels). La urgencia cada vez mayor de construir una alternativa al capitalismo global, plantea más que nunca la actualidad de Marx y su legado.

Foro San Martín dijo...

Muy buen posteo sobre un gran historiador y unos de los pocos que supo difundir para el público en general información de un modo accesible.

DP dijo...

Pincha Carioca: estás pifiando: justamente los textos de Marx sobre India y Rusia demuestran que Marx comenzaba a dar una creciente importancia y atención al “problema colonial”. No hay que olvidar que Marx desarrolló su concepción cuando todavía el capitalismo estaba en pleno proceso de desarrollo y consolidación. Sin embargo, aunque Marx comprendiera que las leyes tendenciales del capitalismo llevaría a algún tipo de “modernización” a la India, no dejaba de señalar que lo hacía a costa de la destrucción, opresión y explotación de los pueblos.
Sólo populistas o burgueses de mala fe pueden seguir sosteniendo que Marx era “eurocéntrico” hasta la médula. Al contrario: sus descripciones históricas convivían con sus planteos políticos y revolucionarios, y el hecho de que en sus cartas sobre Rusia, dirigidas a Vera Zasulich, haya pensado la posibilidad de que se avance hacia el socialismo desde la “comuna rural rusa”, el mir, demuestra que no sólo no era eurocéntrico, sino que además no tenía ninguna concepción “lineal” (o teleológica) de la historia; y que concebía la posibilidad de “saltos” o “compresiones” de las “etapas” históricas.
Después, como ya he argumentado –y como tb lo ha hecho Punto de desequilibrio- no se puede comprender a Marx y al marxismo si no es desde los aportes de los/as marxistas del siglo XX. Y aunque estos textos: El imperialismo… de Lenin, La acumulación del capital de Rosa L, y sobre todo La teoría de la revolución permanente y el Programa de Transición, de Trotsky, no los haya escrito Marx, no habrían podido surgir sin su trabajo.
Pablo: lo llamamos socialismo científico, y así es. ¿Vos qué reivindicás, el pragmatismo de la política burguesa del peronismo? Además te reís y decís “100 años”, ¿y el peronismo ya no tiene como 60?
Canilla: dos cosas: EH no es un buen marxista ni “materialista dialéctico”. Fue un historiador que, en definitiva, nunca rompió con el stalinismo. De ahí que haya dicho que la 2da GM haya sido una “guerra de regímenes”, entre facsismo y “democracia”… además de que nunca llama al stalinismo así, y lo denomina simplemente “comunismo” (acá pueden ver una polémica sobre esto: http://www.ceip.org.ar/160307/index.php?option=com_content&task=view&id=54&Itemid=57).
Otra cosa: si bien es conocida la frase de Marx que “los países adelantados muestran el camino a los atrasados”, y Marx esperaba la revolución obrera y el socialismo primero en Inglaterra, porque allí estaba la clase obrera más “desarrollada”, como dije antes, no descartaba “otras temporalidades” y fenómenos, como el que la revolución se dé en Rusia sin pasar por un largo desarrollo capitalista. ¡Y en definitiva esa probabilidad se dio, se ensayó tras la revolución de 1917!
El tema da para más, pero desde ya que este no es el lugar.
Saludos
DP